miércoles, octubre 11, 2006

La ira

No soy una persona de naturaleza muy iracunda pero desde ayer por la tarde arrastro un cabreo reconcentrado que, como el rexona, no me abandona.

El cabreo tiene su origen en asuntos laborales relacionados con la esclavitud y el desprecio total por las personas (ver El Diablo viste de Prada). Generalmente suelo negarme a que la falta de humanidad de las personas me amarge pero, quizá por razones hormonales siento unas ganas de golpear, destruir y castigar, cual dios del antiguo testamento, que me van a causar un infarto u/o úlcera.

Cuando estoy iracunda tiendo a la autocompasión y me vuelvo un ser muuuuuuuuy peligroso. He probado con cerveza, baño de agua muy caliente y masaje (dado por perrisister amenazada de semimuerte) pero todo ha sido inutil. No consigo neutralizarme. Sigo más cabreada que ayer, pero menos que mañana. Solo me queda una salida: QUEMAR LA TARJETA DE CRÉDITO.

Sí, soy una persona frívola a la que las cosas bonitas la hacen mejor persona. Lo soy y no me da verguenza reconocerlo. Solo ese par de zapatos que llevo deseando desde hace dos meses conseguiran aplacar el monstruo que hay en mi. Porque estoy cansada de "bueno este mes ya me he comprado esto y lo otro, los vaqueros para noviembre" o "jo, es precioso pero no me lo puedo permitir".

Estoy harta de ir tres veces a una tienda antes de decidirme a comprar ese jersey que quiero y cuando por fin me decido ya lo ha comprado otra putaperra que simplemente lo ve, lo desea y pasa la visa sin preguntar ni el precio... ¡YA ESTÁ BIEN!

Puede que no tenga dinero. Puede que sea una pobre mileurista... pero no es justo... no lo es... y como no lo es me pienso gastar el dinero aunque no lo tenga... ¡A ENDEUDARSE COMO EL RESTO DE LOS ESPAÑOILES Y A VIVIR POR ENCIMA DE MIS POSIBILIDADES!....

Puede que este mes tenga que pagar un pastón de teléfono... que lleve una raya en la cabeza de tres dedos y tenga que ir urgentemente a la peluquería (porque... señores... ir a la peluquería cuando tienes canas y 27 años no es un lujo... ¡es una cuestión de salud mental!) y se me haya terminado la crema hidratante (¡NO SIN MI HIDRATANTE DE DÍA!)... puede que me tenga que pasar el resto del mes comiendo patatas con galletas digestive marca acendado... pero me voy a comprar los zapatos, el jersey los vaqueros que deseo como que me llamo perri... aunque no tenga para el autobús... a dios pongo por testigo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

O los zapatos o mi salud mental. Así de duro.

17 Comments:

Anonymous L said...

Please to meet you, hope you guess my name!

Que arda la casa, pero que nun eche fumo..

12:13 p. m.  
Blogger Gato said...

Yo también me hago auto-regalos para compensarme del mundo.

El otro día, en plena frustración laboral me compré un abrigo de una tienda outlet. Y unos pantalones también. Me dije a mí misma: "Zapatos no, no existen las zapaterías, no vas descalza,no hay más escaparates aquí, esto es como en matrix, todo es mentira menos la soplada a la tarjeta". Y conseguí frenar ahí.

Todavía no se lo he confesado a Jota. Creo que lo estrenaré y, si me pregunta, le diré: "¡Pero si lo tengo desde el año pasado! Anda que... anda que me miras tú mucho. ¿No te acuerdas que me lo compré por 70 €? Si es que no te fijas en mí, contenta me tienes". Y el pobre me dirá "Yo qué sé, como lo tienes todo negro, yo no lo distingo" y solucionao.

12:27 p. m.  
Blogger perri said...

Gato... eres una diosa!

L... veo que tu bable va bien...jijijijji... aunque mi canción de guerra es... tina turner: "we dont need another heroooooooo..."

1:05 p. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

Perri, acuérdate de que puedes señalizar las cosas. Quieres un jersey, no tienes la pasta, intenta que dejando una señal, te lo reserven un tiempo.

1:28 p. m.  
Anonymous Tarjeta de crédito de la Perri said...

La rabia libera. Libera tu rabia Perri. Grita a alguien, enfádate, pero déjame en paz.

2:34 p. m.  
Blogger ZaraJota said...

Si Dios no quisiera que compraras no te habria dado una tarjeta de credito.
Además, puedes pasar hambre y puede que no te puedas comprar el bonobus, ¿pero y lo contenta que vas luego con tu jersey/zapatos/loquesea nuevo por la calle? Eso nadie te lo quita!

2:55 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

perri, genia total!!! justiciera de todas las mujeres que sentimos culpa por lo que sea!!!! compráte lo que quieras, que tal vez mañana no existas más y quien te quita lo bailado
Firma. Che

6:43 p. m.  
Blogger Gato said...

No soy una diosa; es que tú nos provocas, perraca
;)

7:21 p. m.  
Blogger Hans said...

Cómpratelos niña, no te prives: más vale una vez roja (cuando te llegue el descubierto de la cuenta) que mil amarillo (cada vez que te des cuenta de que no está en tu armario ;-D)

9:12 p. m.  
Blogger eli bennet said...

Perri: Moliere (que sabía algo más que nosotras)dijo: "la mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella" y OLÉ ...

2:33 p. m.  
Blogger eli bennet said...

Perdón Perri, no fue Moliere, fue otro señorito francés el autor de tamaña frase: Oscar Wilde

2:39 p. m.  
Anonymous Con perdón said...

Oscar Wilde murió en París y está enterrado allí, pero era irlandés.

5:12 p. m.  
Blogger eli bennet said...

Con perdón estás en lo cierto... es que estoy teñida de rubia y eso está afectando a mis neuronas de manera alarmante. Que te entiendo Perri! teñirse de rubio tampoco es un lujo cuando sos joven, tenés canas y la tintura castaña no te las tapa. Estoy cada vez más oxigenada!!!!!!

5:58 p. m.  
Anonymous Con perdón said...

Jajajajajaja

6:17 p. m.  
Blogger Gatobonzo said...

¡Qué sabias palabras, perri!

Yo también estoy un poco hasta el pito de tanto comedimiento en lo monetario.

Lo de pegarse una pechada a...lo otro, también sienta como Dios; Conviene alternar Visa y sexo. Si van separadas, mejor, claro.

Anywaw, relax.

Ohmmmmmm

8:38 p. m.  
Blogger Anómalo said...

Y sabes que en mi casa no te faltará un plato de lentejas.
Er... marca Hacendado, eso sí.

9:13 p. m.  
Blogger querida_enemiga said...

Ni te imaginas lo identificada que me he sentido contigo. También mileurista, también 27 años, también prendada hace dos meses de unos zapatos, también tomándome un largo tiempo de reflexión antes de comprarme algo de ropa... Y ayer por fin acudí a eliminar mi raíz de tres dedos, porque yo también tengo canas, ¡viva la herencia genética de mi bisabuela a la que en el pueblo la llamaban "La Cana"! Sin comentarios...
Pues nada, que ayer, entre pelu y ropa me fundí como 150€ de mi Visa. La Caixa se hace más y más grande gracias a los intereses que yo y tantas otras como yo les estamos pagando. Pero, ¿qué son esos intereses comparados con la felicidad que da una tarde de peluquería y posterior compra de trapos?
¡A vivir!

9:38 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home