jueves, octubre 04, 2007

Los zapatos gloriosos

Mi miguita Ded tiene un lema vital que está a punto de tatuarse en la frente: PQT... nó, no es la abreviatura de paquete. Significa: Pa' qué trabajo. O lo que es lo mismo: tantos jefes a los que aguantar, tantos 'lo necesito para hoy mismo', tantos 'lo siento pero es que los de administración están echos un lío'... tiene que servir para algo más que para pagar las facturas. De vez en cuando hay que vivir un poco por encima de nuestras posibilidades. Es sano, lo dicen todos los psicólogos. Porque sino, un día, coges un poco de uranio enriquecido y se lo metes rectalmente a tus redactores jefes...

Yo soy debota de la religión de PQT... y tenía planeado hacer un exceso organizando un fin de semana abroad (como dicen los puertoriqueños y los estilistas)... pero no pudo ser (no me pidais explicaciones porque no las puedo dar... soy como la pantoja... y os echo miradas laxantes como ella si me preguntais... jjejejeje...)

Bueno, el caso es parece que el fin de mi trabajo no es irme de viaje... asi que... a buscar un sustitutivo y el mejor sustitutivo de cualquier carencia... no, no es el chocolate (el chocolate te lo comes y se acaba) son... los zapatos o mejor dicho LOS ZAPATOS.

Durante semanas me miraban desde el escaparate. Sus punteras acharoladas me hacían pucheros. Querían salir de su jaula, de esa especie de zoo de los zapatos que son las zapaterías y caminar por las calles, recorre todo madrid, bailar, correr, presumir... llevar una vida de zapatitos dignos. Y allí estaban, los pobres, expuestos a las miradas inquisidoras de señoronas con juanetes, temblorosos ante la posibilidad de tener que soportar la profanación de su interior con esos pies sobredimensionados... solitos, tristes, suplicándome que los rescatase a través de sus ojitos-ojales...

Así que no me quedó otra solución... tuve que liberarlos de su tormento. Cuando los estreché entre mis manos aún estaban temblorosos, jimoteantes... "tranquilos, tranquilos... aquí está la perri. Os tratará bien. Os llevará siempre muy limpitos con betún. Os sacará a pasear por las calles. Os guardará en una cajita muy cómoda dentro de vuestra bolsita de tela para que no paséis frío... sereis el orgullito de la perri, ya vereis que bien nos lo pasamos juntos..."

Solo diré que, en la tienda, me metieron la factura en un sobre de gran gramaje con el emblema y la dirección grabados. Y creo que con eso ya queda todo dicho. PQT

6 Comments:

Blogger Luis said...

Cuando yo me compro unos zapatos, ellos no lo saben pero es como si Cruella de Ville comprara un Dálmata en una tienda de animales.
A sufrir toca pequeños! Y no dejaré de pisaros hasta que no os salgan las tripitas por la boca. Soy malo. Lo se!.

5:54 p. m.  
Anonymous Neka said...

porque tu vales, perri!
totalmente de acuerdo:PQT

6:38 p. m.  
Blogger GUANDARRRR said...

¿Por qué cuando pienso en hacer un exceso pienso en hacer un regalo a alguien?
Argh!!

11:10 a. m.  
Blogger querida_enemiga said...

Te comprendo a la perfección. Esta mañana me he hecho con dos pares.

3:38 p. m.  
Anonymous ded said...

Ole, ole y ole. Una nueva devota para la religión del PQT.

10:45 a. m.  
Blogger Eva Luna said...

UY PERRI!! si van con emblema y todo deben de tener linaje, títulos de esos largos y de todo...
de donde son? mi vena cotilla de amante de los zapatos me puede.
lo dicho: disfrutalos!

4:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home