martes, agosto 22, 2006

Perrita de mi hogar

MI casa es como picachu: da calambre. El día de mi pequeña party de cumpleaños la gente iba dándose descargas eléctricas constántemente. Yo, personalmente, lo encontraba muy romántico... todo el mundo dándose 'chispazos' de la energía eléctrica-sesuar (¿os imaginais que hubiese centrales hidro-electricas-sesuales?)que se había generado durante la fiesta... pero, a mis inivitados, el nivel de voltios debía no resultarles demasiado placentero. George proponía, con ojos de niño pirómano que acaba de descubrir el mechero del abuelo, que hiciesemos saltar los fusibles para comprobar noseque de la toma de tierra. Me gusta satisfacer esas pequeñas psicopatías que yo también tengo (aunque en otro nicho de vicios) pero no era plan de dejar a la gente eléctrica y a oscuras y luego tener que apadrinar media docena de niños bautizados perris en mi honor.

El caso es que mi casa es picacha... pero a mi me gusta. La mantengo limpia (quito el polvo de la televisión cada día) y sufro por ella... como, por ejemplo, cuando señores de pies grandes y sucios caminan descalzos sobre mi tarima y dejan sus huellazas de hombre de las nieves allí... gritandome... "estamos haciendo daño a tu parqué!!!!!! siiiiii... lo estamos ensuciando.... se va a poner a llorar.... JAJAJAJAAJ (risa maligna). En ese momento siento el deseo incontrolable de coger mi fregona y caldero nuevo y pasar el suelo para no soportar por mas tiempo esa visión que está quemando mis retinas de tanto que me escuece... pero también me parece una forma bastante psicópata de llamar 'cerdo' al yeti en cuestión y, aunque estoy loca, no me gusta demostrarlo en público....

...me sieto como un psicótico de estos que necesitan que todo esté ordenado por colores en mitad de benetton...

Así que me contengo... y espero a que se vayan.. y cuando han cerrado la puerta...¡si! ¡por fin! ¡soy feliz!... puedo coger 'el mocho' (que gran madrileñismo) y dar rienda suelta a mi frenesí psicótico-limpiador.... fregona en mano sigo, cual dorothy, el camino de pisadas marronuzcas haciéndolas desaparecer con mi desinfectante mágico... cuando termino... ya soy feliz.. han parado las palpitaciones... mi pequeña tarimita ya está a salvo... "nadie te va a hacer daño... mamá te cuidará"...

El suelo está aún mojado pero me muero de sueño así que camino por una esquinita hasta mi habitación... ¡sí voy descalaza sobre mi tarimita!... pero mis pies están limpios... y además... en caso de que estuviesen sucios... ¡es mi mierda y no la de otro!..... voy a abrir la puerta de mi habitación... toco el pomo metálico... y una toda la central de chernovil recorre mi cuerpo en forma de energía eléctrica... tengo todos los pelos del cuerpo de punta... TODOS...

mi casa es picacha y además creo que rechaza tener una dueña psicópata... no pasa nada... se irá acostumbrando..

(este post ha pasado por el filtro del andalucismo... para que nadie sin sentido del humor llame a los servicios sociales. gracias)

7 Comments:

Blogger Mary Chirla said...

Mi oficina también da calambre. Tras meses de chispazos desagradables he adquirido una costumbre maniático-sociópata: No toco nada metálico sin haber tocado antes materiales no conductores (a saber el cristal de la ventana o la mesa). Es que el cardado de pelo post descarga está demodé

5:51 p. m.  
Blogger primaveritis said...

Yo te quiero por mi casa, a ti y a tu mocho.

1:37 a. m.  
Blogger Be said...

En mis cuatro primeros meses de becaria en Radio Estar todo el que me tocaba me daba calambre. Creo que era la puta moqueta.

4:52 a. m.  
Anonymous laperri said...

un día voy a aparecer como carmina pero con el mocho agarrado y victima de una electrocución

8:33 a. m.  
Blogger Gato said...

Eso va a ser de la toma de tierra o la junta de la trócola: como tres semanas en el taller, Perri...

1:03 p. m.  
Anonymous mir said...

efectivamente, eso es la puesta a tierra, que debe brillar por su ausencia.

si te sirve de consuelo, en mi casa lo que da calambre es la vitrocerámica en la cocina.

(m'ancantao lo de Carmina XDDDDD)

1:32 p. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

Yo no soporto ni mi propia mugre. Soy de las que se tiene que lavar los pies antes de meterse en la cama si he andado descalza por casa, da igual que todos los días se pase el aspirador y se friegue. Por eso odio a muerte el parqué, se estropea.

El concepto mugre varía según esté en el campo o en la ciudad. En medio del campo, salvo las secreciones humanas o animales, nada me parece mugre (las humanas me dan mucho más asco, por cierto). ¿Que el suelo de casa tiene arena, hojas, algún bicho y pelos de perro?: natural, es el campo.

En Madrid, una mota inidentificable -lo peor del mundo, desconocer la procedencia de la mugre y no poder clasificarla- desata la pulsión escoba-mocho.

Alguien dice que esto que tenemos, Perri, se llama "Simetritis y Patenosis"...

2:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home