jueves, marzo 09, 2006

Tres historias

Cuando lo que ves en el horizonte son diez días de trabajo seguidos y tienes un sueño tan grande que podrías dormir aunque tu habitación estuviese entre los estudios de Paulina Rubio y Yurema…. A veces, oyes historias, pequeñas historias que hacen que las comisuras de tus labios suban momentáneamente hacía arriba y decidas que, quizá por un día, podrías dejar de emitir gruñidos y tratar de articular sonidos completos.

Yo he oído estas tres en los últimos días y os las cuento porque para eso es para lo único que yo sirvo: para contar cosas (como el conde drácula)

Primera Historia

La pequeña mini V viajaba felizmente en la parte de atrás del coche de sus padres… viendo los árboles y las casas pasar. Su madre se dio la vuelta y le dijo:
-mini V hoy vamos a comer a Burgos
-No quiero… manifestó miniV
-¿Pero por qué no mini V? Burgos es un sitio muy bonito- intentó convencerla su madre.
-No quiero comer en Burgos- mini V lo tenía claro y así de claro se lo hacía saber a sus padres..
-¿Pero por qué no quieres comer en Burgo mini V?
-¿Pero Burgos no es el sitio de chicken ese?... preguntó miniV
-Nooooooo…. Jajajajaj… mini V. El sitio del chicken es el Burguer… y nosotros vamos a Burgos… Bur-gos..
-Ah vale… dijo mini V

Segunda Historia

Los padres de la abuela de Nare, es decir, sus bisabuelos, estaban enamorados. Los padres de sus bisabuelos, es decir, sus tatarabuelos no querían que sus hijos (los bisabuelos de Nare) se casaran. Se oponían totalmente a su relación.

Los bisabuelos de Nare,,,, que llamaremos Para y Mare (ojú)… querían estar juntos y no sabían qué hacer para conseguirlo… sobre todo después de que los padres de Mare la encerrasen en su habitación y le prohibiesen salir a la calle para evitar que se viesen.

Mare y Pare, pensaron y pensaro y llegaron a una conclusión… si ella se quedaba embarazada tendrían que casarse y podrían estar siempre juntos.. ¿pero cómo embarazar a una mujer que está encerrada en una habitación?

¡Pues a través de la ventana! O, en este caso, a través de las rejas de la ventana (vease ventana toledana)….

…y allí agarrado a las rejas de la venta Mare, Pare la tomó…. A través de las rejas…
Mare se quedó embarazada y se casaron…
De aquella reja nació la abuela de Nare… y después la madre de Nare… y después la propia Nare.

Tercera Historia

Cuando abrió el cajón de su mesa de trabajo había una caja de gominolas, las mismas que ella había comprado porque eran las únicas que conseguirían que su día no fuese un infierno.

15 Comments:

Blogger perri said...

los comentarios del post anterior no funcionan... era solo para comprobar que los de esta noti si.. besos

6:10 p. m.  
Anonymous Be said...

Son 3 historias maravillosas, en especial la numero 2. Pare y Mare son contorsionistas? O algo?

9:01 p. m.  
Blogger perri said...

be, creo que Pare y Mare no eran contorsionistas ni nada circense pero desde luego a mi me parece brutal en momento copula en la reja... o más bien... concepción vía reja...
... desde luego nuestra vida es un erial!

9:12 p. m.  
Blogger Anómalo said...

¡Y la puntería ovulatoria de esos dos!
Ya no hacen bisabuelos como los de antes, eso hay que reconocerlo.

9:28 p. m.  
Blogger Melisa said...

Una ventana como ésta
http://www.esquivias.org/galeria/g10.jpg

o como ésta http://www.esquivias.org/galeria/g20.jpg

Y en ese mismo pueblo.

Háganse sus propias imágenes mentales señores!

10:50 p. m.  
Blogger Melisa said...

Acabo de ver que eso son balconcitos, más que ventanas. Pero vale para imaginar el tipo de reja con el que tuvieron que lidiar.

10:51 p. m.  
Blogger Zagloso said...

Yo más bien me imagino una ventana en un bajo. Otra cuestión que pudo ayudar a la fecundación es que pare estuviera dotado de un largo miembro. Eso sí, veo que mayoritariamente la gente tiende a opinar que sólo hubo un intento... no lo tengo nada claro.

11:25 p. m.  
Anonymous laperri said...

yo creo, como zagloso, que hubo más de un intento... imaginaros a pare y mare... esos escalofríos, esas pieles de gallinas al pasar agarraditos frente a esa berja... ay... mi vida es un erial!

11:30 p. m.  
Anonymous bertich said...

Soy la madre de la pequeña V, corroboro punto por punto la historia, qué triste es que nuestros retoños conozcan más la hamburguesa que la morcilla...menos mal que a Burgos sí quería ir y no al "chiken ese"...tengo más historias, como cualquier madre...quizá mi glob, esté a punto de salir a la luz, la sabiduría infantil está muy por encima de otras...

11:20 a. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

Anómalo, qué hallazgo lo de la "puntería ovulatoria", me parto!!

1:09 p. m.  
Anonymous laperri said...

jo... superbertich... ese outing blógico yaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!....

madame.... la puntería ovulatoria, efectivamente, es de las mejores acuñaciones-acuñamientos de este bloggie

5:34 p. m.  
Blogger Melisa said...

Pues no era un bajo, no señor. Y tampoco hay constancia de que fuera un único intento. :)

8:18 p. m.  
Blogger missangria said...

Abrir el primer cajón de tu mesa de despacho y descubrir que sigue habiendo gominolas, caramelos, chicles, regaliz, etc. puede hacer que un día horrible tome otra dirección. En esta historia me he encontrado.

12:50 a. m.  
Anonymous Gato de Chershire said...

Yo tengo una tía que utilizó el mismo método para conseguir casarse con su marido: quedarse embarazada. Pero en su inocencia pensó que quizá le bastarían los besos largos para conseguirlo...

6:29 p. m.  
Anonymous laperri said...

jo, gato... eso también es una gran historia... los besos concevidores,,,

6:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home