jueves, noviembre 24, 2005

ataque de saudade

Hoy mientras hacía la cama, me he vuelto a meter en ella. Por la ventana entraba eso sol frío mañanero tan típico de los madriles... y derepente de me he puesto muy añorosa. Puede que sea porque ya se que tengo que trabajar aqui en nochevieja (afortunadamente he recibido ofertas de cena muy perris y sinceras), que ayer me di cuenta de que este no es mi octavo año fuera de casa sino... el noveno!!!!!!!!!! (nueve años... tres legislaturas, 1.0000 canas, un colegio mayor, dos casas, tres novios....¡tres novios en nueve años!!!!!!!!!!!!!!!!!!! -me da escalofríos pero no se muy bien por qué- una carrera, un master, dos becas, dos trabajos...)...
... porque ni siquiera con una silla llego a cambiar la bombilla de mi habitación... (mi padre llega)
... he intentado hacer lentejas con chorizo ("que se hacen solas") y me he dado cuenta de que ¡solo son lentejas, no piensan, no tienen intelecto y por lo tanto no pueden autococinarse y, además, odian escuchar historias de ataques de celos injustificados... (las de mi madre sí, se hacen solas)...
...porque ¡tengo raizzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz yel pelo indomable!!!!!!!!!!... y parezco un mezcla de mod con ama de casa estadounidense de los años 50....
...porque he leido el blog de la inconmensurable gab y ha escrito una frase que describe la patética realidad de este momento (nos identificamos con las novelas de austen porque todas tenemos la esperanza de ser guapas y que nunca nos lo hayan dicho y que seamos inteligentes y que tampoco nos lo hayan dicho)... vale, sí, es autocompasión barata y patética. Autocompasión mala, autocompasión mala, autocompasión mala (hay que decirlo tres veces como Jesús del Gran Poder en vos confío). AUTOCOMPASIÓN MALA. siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii....
... los automimos no sirven para superar un ataque de saudade... lo he probado... tengo unos zapatos plateados en su caja desde hace unos días... y siguen allí... inaudito... cuando me los ponga me doleran para castigarme
... llevo dos días oyendo de todo menos cosas agradables...
... quiero unas lentejas como dios manda, tener luz en mi habitación, dejar de sentirme vulgar (sí, lo se, la solución al problema está dentro de mi y buscarlo en el exterior es infantil y patético... no puedo esperar a que la gente me haga sentir bien, bla, bla, bla... soy blanda y débil, bla,bla, bla... sí, sí... vuelvo a autocompadecerme).... que mi pelo vuelva a su sitio...
... dejar de escribir post de mierda (BAAAAAAAAAAAAAASTA... no más autocompasión.... ¿es que la capita de superperri está mojada?)

...

15 Comments:

Anonymous Gab said...

Perri!!!!!! qué ilusión que me cites como inconmensurable, hija, más quisiera, y eso que he engordado últimamente... Aunque me apena que mi post te haya puesto más nostálgica si cabe.
Nos han hecho mucho daño las novelas de Jane Austen y las pelis de instituto, y es que por su culpa muchos/as esperamos a ese redentor caballero de blanca armadura que nos "descubra" y nos saque de la grisura y la vulgaridad. Pero, ay, como bien dices y aunque sea horrible, ser consciente de que sólo nos tenemos a nosotros mismos para eso es un asco.
en fin perri, mucho ánimo, seguro que esas lentejas te han quedado riquísimas.

12:24 p. m.  
Anonymous Aguadora said...

¡Yo también llamo a ese estado saudade! No sé cómo lo pronunciarás, pero yo lo saqué de una canción brasileña y así lo pronuncio: saudagi (con la g entre la de Girona y una ch.)

Hace tiempo que no tengo uno, pero cuando me daban, solía quedarme en la cama todo el día tapada hasta la nariz -literalmente-, en una especie de duermevela.

2:22 p. m.  
Blogger Andrea said...

Aguadora y Perri,

yo este estado lo denomino "depresion". De ahora en adelante lo voy a llamar saudade, queda mucho mas romantico y no tan patetico.

3:35 p. m.  
Anonymous Mago said...

Hay una canción de Cesaria Évora llamada Saudade, que sirve para entrar en Lisboa por el puente 25 de Abril al atardecer. Éso sí es saudade.

Por cierto, lo de la pronunciación con g me parece extrañísimo. Le quita toda suavidad y dulzura a la palabra.

5:56 p. m.  
Blogger Anómalo said...

Yo para las lentejas confío en Hacendado.
A mí antes me daban esos ataques. Ahora busco rápidamente alguien con quien tomar unas cañas. Para cuando vuelvo a casa no tengo más remedio que dormirme (sí, por la mañana no me suele dar). Y estoy de acuerdo con el daño que Jolibú ha hecho a las relaciones interpersonales del género humano.
¡Ah! Y admiro al Magu.

11:14 p. m.  
Anonymous Tos said...

Perri, quiero que estés bien.

8:47 a. m.  
Anonymous Bertich said...

Yo antes sí tenía esos ataques, pero tengo la solución, tened hijos y veréis como se os pasa, como no tienes tiempo ni de respirar lo de querer estar todo el día en la cama sin hacer nada en vez de por motivos "depresivos" te apetece por descansar, pero como no puedes....no tienes tiempo de deprimirte.
Eso sí, estás en el otro extremo, te entra un complejo de mujer orquesta que ni os cuento...a veces pasar una tarde viendo las pelis chorras se convierte en un lujo...

11:11 a. m.  
Anonymous olg said...

periiiii aniiimoooo viva la super perri!!!keremos q te pongas buena del animo
piensa q es viernes q mañana no trabajas y te propongo un plan:
rte das una duchita relajante con un champu q huela fenomenal y mientyras calientas unas lentejitas litoral q estan muy buenas
pones la mesa pones buena musica y velas de olor y te preparas una cenita relajante pera ti y luego duchadita te la comes con postre rico y todo y bebes vinito para olvidar y te kedas dormidita en albornoz con perri-capucha en el silloncito hummm calentita acurrucadita..(esto a mi me funciona).
otra opcion es salir a tomar copas claro
animo te keremos aun en tu saudade

12:30 p. m.  
Anonymous laperri said...

gracias, perrilinos... la saudade no es muy profunda y es siempre un estado transitorio, sino, efectivamente, seria una depresión... la tristeza forma parate de la vida y yo llevo luchando mucho contra ella obligándome a ser la alegria of the hort cuando no lo era... ais que estoy harta... que entre y que salga ... como todo (no seais guarrillos)

12:46 p. m.  
Anonymous Aguadora said...

Lo que yo llamo saudade, no es depresión. La saudade es algo así como una pena hedonista, una tristeza erótica, un dolor de esos blandos y sordos que gusta. Es autocomplaciente y no, no es algo frívolo. Es nostalgia de la nostalgia, un impás, una suspensión temporal, un nodo de amor doliente mente cuerpo. Yo qué sé.

3:07 p. m.  
Blogger kruskaya said...

Estoy con Bertich, no hay nada como darse a la maternidad para que todo el resto pase a tercer o quinto plano.
Al leerte, perri, me han entrado unas ganas inmensas de cama porque sí. De saudade porque sí, de descubrir figuritas en el gotelé de las paredes, o sencillamente de dejarme seducir por el techo.
Me muero por detenerme a lamentar cómo salieron esas lentejas.

Cuando me viene el tan bien llamado (te secundo bertich) síndrome mujer orquesta, me libero escuchando ALTO ALTO La Pasión Según San Juan (J.S.Bach), que casi siempre se interrumpe por La Abeja Maya o.....

5:17 p. m.  
Anonymous guadiana said...

tengo ganas de decirlo y no me voy a reprimir: qué gusto da leeros a tod@s, de verdad...

3:24 p. m.  
Anonymous Tos said...

Guadiana:
Igualmente.

6:10 p. m.  
Anonymous Lizzy said...

pues a mi la cama como que me estorba y si claro de pronto me agarra la tibia, asi le desimos nosotros, me agarra la tibia y ala que no quiero nada, que todo me saca llanto, las mamasitas lo disen: estar con la emosion hechita rincones. sí es como triste de alchachofa y asidito de sitrico, es como agriarse sin voluntad es como sin serlo. ay, pero yo no lo hablo mas a ver si me va a venir que ahorita estoy muy quieta de sentires
aupa le disen cuando llaman a los animos, no?
pues aupas pa toditos ustedes

8:23 p. m.  
Blogger claradriel said...

Ahhhhhhhhhhhhhhhh!!!
Eso de Austen ma ha desmenuzado.
Hoy es lunes... pero ayer pasé la tarde viendo a Colin Firth mirar cada vez más arrebatado a Lizzy Bennet, qué triste.


-Aún la consideras bonita?

-Eso era antes... desde hace unos meses me viene pareciendo una de las mujeres más bellas que conozco.


Sniff, sniff.

3:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home