martes, mayo 03, 2005

Cosas que no aguanto

-Que rompan la tapa de cartón metálico de mi colacao con la cuchapara por mi... es un honor que me gusta hacer yo misma y, además, dejar el papel unido al bote por una parte para que sirva realmetne de tapa (si la arrancan del todo ese colacao ya ha caido en desgracia para mi).
-Que me hablen de cosas banales cuando veo CSI... es un momento sagrado. De hecho, es uno de los mejores momentos de la semana.
-Que me empujen por la calle: hay que tener juego de cintura y sino las palabras: "perdón" y "¿me dejas pasar por favor?" han sido inventadas para algo.... dentro de mi hay una perri lecter que se imagina trepanando los huecos sesos de la gente que me arrolla por la cache...
-Que las abuelas se cuelen de mi en la panadería, el supermercado, autobús y colas del cine. Nunca digo nada me reservo para tomarme la revancha cuando sea una de ellas.
-Que los vestidos me queden perfecto de todas partes excepto de la cadera y tenga que comprarme una talla más que sólo me queda bien de esa parte de mi cuerpo... comprendo que los diseñadores se inspiren en sus amigas: cocainómanas que llevan meses sin tomar nada sólido, pero me niego a pensar que mi cadera está desproporcionada (aunque parezca un botijo.... los botijos también tenemos derecho a ir vestidos por la calle).
-Que se beban mi último culín de cerveza, café, frapuccino... ¿lo he tirado a la basura?"no"¿se lo he dado al camarero?"no"¿es necesario que me lo beba todo del tirón sin respirar?"no"... ¿es extraño que las bebidas estén sobre la mesa?"no".... entonces, ¿porque interpretas que no quiero más si además sabes que siempre hago lo mismo y me reservo el último sorbito para irme con buen sabor de boca?
-Que me digan: "no se porque te enfadas".....

....Ahora comprendeis porque la hermana M dice lo que dice: el lado oscuro es muy fuerte dentro de mi... pequeños padaones.

2 Comments:

Anonymous Anómalo said...

Es mucho peor cuando el camarero se acerca sigilosamente y se lleva ese último culín de cerveza que reservabas por algún extraño y secreto motivo.
Normalmente para cuando te das cuenta, el pobre currito (cabrón) ya está más o menos en Cuenca con tu último trago perfecto (teoría del bocado perfecto aplicada a la Heineken). ¿Y cuándo te das cuenta? ¿Le dices: "eh, que no he acabado"? Te mirará con cara de "puto tacaño, pa esta mierda te pides otra y así hago caja".
Camareros del mundo: preguntar no mata.

12:50 p. m.  
Anonymous laperri said...

Anomalo, es que yo soy de naturaleza nazi y especialmente con los productos alimenticios... si el camararo se lleva mi cerve y es joven, gaupo y guay, le pido que me la devuelva sin remordimientos... está claro que es un "mecreoguays" que no tiene ni idea. Si es un señor con su camisa blanca y su pajarita de toda la vida, no digo nada. Todo el mundo tiene un mal día, incluso los señores camareros profesionales.

1:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home