martes, febrero 09, 2010

Los hombres que no sabían tratar a las mujeres

Un jefe. UNO (no tiene porque ser el mío, no digo que sea el mío, osea... no estoy insinuando PARANADA que sea mi jefe). Un jefe.

Un jefe llega al trabajo y se acerca a su perritrabajadora (la llamo perritrabajadora pero no tiene porque ser la perri). La perritrabajadora tiene entorno a 30 años y una condición laboral precaria. El jefe (Un jefe) más de 45 y una posición de poder.

Un jefe se acerca a la perritrabajadora y le estruja el moflete con la mano. Sí, como se hacen las abuelas con los bebé... y le dice:
-Perinaaaaaaaaaaaa (nombre que puede ser ficticio)... y continúa ¿Qué jefe te va a hacer esto?
Y la perritrabajadora grita en su mente: PUES DESDE LUEGO NINGÚN JEFE QUE ME TRATE COMO A UNA COMPAÑERA Y NO COMO LA AMIGA DE SU HIJA!!!!!!!!!!!!!
En realidad, en la realidad, sonríe y se calla... y piensa, en su mente, encima tengo que sonreir mientras me dan por el culo.

El gesto y el tono del jefe (un jefe) no es rijoso, ni verde, no hay nada sexual en su comportamiento. Más bien todo lo contrario: se trata de un tono condescendiente, paternalista, un tanto torpe y violento de alguien que es incapaz de tratar con naturalidad a las mujeres jóvenes porque, quizá en lo más profundo, no las puede considerar sus iguales y sus compañeras...

La perri ha descubierto (no en su trabajo, sino en los trabajos en general)una cosa llamada Machismo de baja intensidad (al que dedicaré un post entero y profundo porque se lo merece). En cada vez más trabajos han desaparecido o se han inhibido ya (afortunadamente)comportamientos como boicotear que una mujer ascienda o despedirla por quedarse embarazada... pero pervive, incluso en los ambientes más liberales y supuestamente igualitario, el machismo de baja intensidad... son frases, comportamientos, gestos muy sutiles (la mayor parte de las veces inconscientes)que, muchas veces, a la propia mujer le cuesta reconocer.
Nota que algo le ha molestado, le ha herido, que no lo considera apropiado, pero es casi incapaz de verbalizarlo, de explicar porqué se siente mal. Incluso puede que tarde tiempo, días, en darse cuenta porqué esa frase, ese gesto, le hizo sentirse mal. Es más, puede que ella misma se plantee: ¿estaré exagerando? En realidad no es para tanto, es sólo una broma, una forma de hablar, es que es un bruto, tiene la sensibilidad en el culo...
Pero lo cierto es que ese machismo de baja intensidad existe. Y al ser algo tan sutil, tan díficil de identificar y explicar, pervive tranquilamente.. ¿Quién va a montar un pollo porque su jefe la llame "niña"? ¿Quién va tener unas palabras con su superior porque le pida que le haga un café? ¿Quién se va a quejar porque su jefe le diga (inocentemente) que está más guapa con el pelo larg? (Desde luego algunas tendríamos esas palabras, pero... no todas las mujeres que ahora están en el mercado laboral han sido educadas como nosotras?)
Está ahí... y es tan de baja intensidad, tan aparentemente subjetivo... que pasa casi siempre desapercibido...
¿Cómo se combate? Desde luego no se pueden matar mosquitos con bombas... no se pueden utilizar las mismas armas que contra el machismo y la desigualdad (coste que para mi son casi iguales ambas desigualdades)... porque parecería (en este puto mundo machista)desproporcionado y, sobre todo, no sería efectivo
Entonces, debería ser una lucha de baja intensidad también. Pero ¿cómo?

Contadme perrinas, ¿vosotras también percibís ese machismo de baja intensidad?

23 Comments:

Anonymous superpoderes en los ojos said...

perri, totalmente de acuerdo. Están por todas partes y si haces algún comentario, encima es que eres una histérica...

11:55 a. m.  
Blogger Heike Nelken said...

buffffffffffffffffffff

yo soy la niña. en lugar de esa trabajadora, tengo 26.

y me presentan como: esta es heike, es muy guapa y muy simpática.

no esta es heike, habla cinco idiomas y tiene los cojones cuadrados.

estando embarcada me preguntaron unos dos millones de veces a ver si me casaba o no, si estaba prometida, bla bla bla...

12:49 p. m.  
Blogger Domi (Tila) said...

Pues yo tengo cara de niña y trabajo desde muy jovencita, pero como soy muy borde, mis jefes se cuidan mucho de ser paternalistas conmigo, es más, se cuidan mucho de mí, claro, que a cambio tengo que ser ultraeficiente al no ser modosita y buena, como se espera de una mujercita guapa...

1:32 p. m.  
Blogger Doctor Mapache said...

Puues sí que lo he visto, y más de una vez he dado la cara por alguna y me han respodico "que celosete", pues no, vergüenza ajena de pertenecer al mismo sexo hijodecienmilhienas.

Es lo que tiene pasarse la corrección política por el culo.

1:32 p. m.  
Blogger Daniel Generoso said...

No sé si vale el ejemplo, pero yo sí hago comentarios del tipo "te queda muy bien el pelo corto" o similares, aunque es verdad que no soy jefe de nadie. ¿Eso cuenta? ¿O eso es acoso entre compañeros?

1:51 p. m.  
Blogger Be said...

Yo trabajo en una redacción lleniiiita de mujeres jóvenes donde los jefazos son todo tíos. Pasan cosas así y peores. Y no tengo ni idea de cómo hacer que dejen de pasar.

Claro que a muchas les encanta, y cada acercamiento al jefe lo enfocan por ahí...

2:31 p. m.  
OpenID nushh said...

Mi reacción favorita es no callar (por no acumular mala hostia) y hacer comentarios, pequeños cortes. Ante comentarios no muy bestias, toques de atención: "Fulano, que estos comentarios te hacen quedar fatal..." Ante algo un poco más irritante, un corte directo: "Ya, pero yo estaba hablando de trabajo, ¿te parece?"

Pero a ver quién sabe hacerlo bien. Yo nunca he sido capaz (y la fama de borde no conviene). A cambio, el único jefe así que he conocido al cabo de un año tenía mejor comportamiento conmigo que con otras compañeras... a costa de esa confianza que suele venir bien.

Quien sea capaz de encontrar el equilibrio, que enseñe :)

2:39 p. m.  
Blogger Livia said...

Lo que más me molesta de todo eso es que encima se te niega el derecho a sentirte molesta porque consideran que, total, que te traten como si fueras idiota es una muestra de cariño...
En mi mundo la proporción mujeres / hombres es altísima (10 a 1) ahora bien, es curioso que, salvo uno, todos ellos tienen algún tipo de responsabilidad... qué causalidad ¿verdad?

3:01 p. m.  
Blogger Biónica said...

A mí también me pasa. También somos mayoría mujeres, pero el jefazo que es un hombre.

Buf, de mi jefe podría contar... yo suelo mantener las distancias, y respondo con una sonrisa estirada, de "me estás jodiendo, mamón" xD.

Pero... nosotras somos máaaas.... xD

3:15 p. m.  
Blogger Misia said...

A mi un jefe me hacía esos comentarios, me daba palmaditas en la espalda tipo perrete y llegó a darme un beso en la coronilla, en plan tierno-padre protector (casi muero ahí mismo del asco).

El mismo jefe que, un par de meses después, cuando se dio cuenta de que mi trabajo hacía quedar en evidencia lo mal que lo hacía él, intentó despedirme. Ahí se le esfumó el paternalismo y el machismo de baja intensidad y pasó a emplear argumentos decididamente misóginos para descalificarme.

No consiguió echarme, pero fueron unos meses infernales. Gracias a dios, ya estoy lejos de ese horrendo sitio.

6:52 p. m.  
Anonymous Ofelia said...

Yo tengo mucha suerte, según se mire. Soy mujer y mi trabajo, por circunstancias que no vienen al caso, está plagado de mujeres. Solo hay un hombre, al que tenemos frito. Las mujeres no machisteamos entre nosotras, pero podemos ser muy malas. A veces no sé qué es peor, si el machito ibérico o la serpiente venenosa: todos hacemos daño antes o después.

10:01 p. m.  
Blogger Gato said...

Qué gran observación, Perri, deberías dedicarte a la psicología social.

Es sutil pero no por éso menos dañino. Siempre habrá alguien que te trate con esa condescendencia paternalista que supone un modo refinado de despreciar tus capacidades.

Al final te das cuenta de que algunas mujeres maduras optan por vestirse como hombres... quizá con la secreta esperanza de prosperar...

11:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A mi me pasó esto, que de sutil no tiene nada:
jefe: te traje unos chocolates
yo: (tratando de evitar confiancitas y futuras invitaciones..)no como chocolates, estoy a dieta
jefe: a dieta? pero si tu estas muy bien asiiii
:S

Resultó peor...

5:16 a. m.  
Anonymous Anda ligera. said...

Yo llevaba un mes en el trabajo y tuve que llamar para decir que llegaría tarde.
La conversación fue así:
- Fulanito no sé si llegaré a la hora. Se estropeó el metro.
Contestación- Tranquila chata. Tú llega cunado puedas.

La palabra chata me estuvo resonando una semana en la cabeza.

Otra de sus palabras favoritas es niña.

10:24 a. m.  
Blogger Arkaninger said...

Mira tú por donde, tanto tiempo pensando que este era un blog serio en clave de humor, y me encuentro con este post de humor en clave seria...

Yo llamo "niña" a la mayoría de las chicas con las que tengo confianza (sea en el trabajo o fuera), del mismo modo que llamo "niño" a los chicos.

Y por otro lado, considero que es bastante mejor que te digan que estás más guapa con el pelo largo, porque significa que no eres como la planta de la esquina. Significa precisamente eso, que hay confianza, que hay buen rollo en la empresa.

Si te lo dicen mientras te acarician el muslo claro que es otra historia, pero un comentario así lo veo más que correcto, correctísimo.

Si preferís ser un número en el registro de nóminas, podéis iros a trabajar a Alemania o a Noruega.

11:04 p. m.  
Blogger lucia said...

cierto perri, cierto... yo me he dado cuenta, en mis veintimuchissisimos, que no provoco el mismo efecto si paso antes de salir de casa por "chapa y pintura" que si no lo hago. Si lo hago, todo dios me trata como si fuera una persona seria y de confianza... y si no, soy la "nena"... hay que joderse... y digo yo, no es eso machismo encubierto aceptamos sin querer para que nos tomen en serio?? cómo se combate eso?

11:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Jefe (hijo de superjefe, que si no ahí iba a estar...) de 40 a empleada sobrecualificada para el puesto (tonta retonta, que si no ahí iba a estar) de 36, tras llamada de esta a su despacho para explicar un nuevo proyecto.

Emple: Pues mira tenemos que darle la vuelta a facturación porque "2+2=4"
Jefe: Eso es imposible porque yo siempre "2+2=3'7"
Emple: Entiendo, pero para cuadrar, no sería mas sencillo probar a "2+2=4"? porque bla y bbla
Jefe (cayéndose del guindo y pensando ottia comosenteredemicagadamecrujepapá): Mira bonita (Bo-NI-TA!!!!) esto se hace así porque se hace así (umh? dah!) y si eres tan tonta que no lo entiendes te vas al campo!!

Me llamó (le llamó, le llamó...) paleta a esta trabajadora con un doctorado mientras que el no tiene ni COU...o era una amenaza velada de despido??

Por cierto tiene nombre, se llaman micromachismos (mM, jejeje como micromolar...) para referencias ver Raquel Osborne, profesora de la UNED.

8:06 a. m.  
Blogger andando ligera said...

Arkaninger además de llamar niños a los chicos ¿también les comentas lo bien que les queda el peinado ese día o qué monos están con esa camisa?

A mi me basta que mi jefe me llame por mi nombre y no me diga chata.

2:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por favor, Andando Ligera, dime como sabes que Arkankinger es un hombre y no una mujer. Yo tambien igual le digo al niño que lleva unos gemelos bonitos y a la niña que como mola su abrigo.
De acuerdo que existe el micromachismo, el de baja intensidad y el machismoquetecagas, pero tambien debería existir la sensatez y, sobre todo, el sentido del humor.

5:41 p. m.  
Anonymous andaligera said...

Anónimo, solo tuve que entrar en su blog para saberlo.
Puede que tengas razón y mi sentido del humor brille por su ausencia.
Y mi sensatez...también estará ausente.

11:08 a. m.  
Blogger Gato said...

Bueno, Arkaninger, supongo que la mayoria de las mujeres sabrán distinguir entre un trato cordial y el fenómeno del que habla la Perri, que mira por dónde, me parece digno de atención y una vía de estudio interesante...

Si por cordialidad entendemos una cierta actitud paternalista en el trabajo (sí, ésa que a la vez protege y castra, muy observable en las clases directivas españolas, aunque no la más dañina de todas), dame más frialdad y un aumento de sueldo. Que para cariño ya me busco a la familia y amigos. Que confundir motivación con recompensa es un error muy común y es bueno darle a dios lo que es de dios y al césar lo que es del césar.

A ver si reconoces alguno de estos comportamientos...

2:35 p. m.  
Anonymous Texting Man said...

Se me ocurre que quizá mucho de todo esto no sea tanto cuestión de sexo como de jefatura. Vamos, que hay mucho jefe es como para echarle de comer aparte.
Estoy pensando en una compañera que tiene una jefa que la trae a maltraer.
Pero, bueno, después de todo soy un hombre, y probablemente no me doy cuenta de nada ;)

7:20 p. m.  
Blogger Alphonse said...

Experiencia de un medio jefe que procura pasar poco por la oficina en las últimas semanas...
1. Que superioras y subordinadas te llamen guapo o niño varias veces al día.
2. Que te digan "te estás quedando muy delgado. Va a ser que follas mucho".
3. Que una jefa te invite a pasear en su descapotable.
4. Que otra te diga: "tienes cara de crápula".
5. Que una secretaria te diga: "date la vuelta a ver cómo te queda el culo con esos pantalones".
6. Que se refieran halagadoramente a tu vestimenta.
Pensé que formaba parte del marco de relaciones naturales en una oficina... pero va a ser que no. Me sentiré ofendido a partir de ahora.

11:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home