lunes, junio 02, 2008

He vuelto

Para quedarme, espero.

Esta historia tiene sangre, un garfio y una perri tumbada en una cama... y no, no es nada gore ni porno ni porno gore. Lo siento.

A la perri empezó a dolerle la semana pasada su muela del juicio (la única que tiene) le dolía y le dolía y decidió, haciendo gala de un gran sentido común, ir al dentista. Después de que en varias consultas le diesen cita para dentro de quince días (Me duele la muela... ¿es que cree que puedo pasarme dos semanas con los dolores de la muerte sólo para que su ínclita mano sea la que me parta el diente?)... por fin uno me dio hora.

En resumiendo, me dijo: "Esto está muy malamente. Te la vamos a tener que dequitar. Ven el viernes. Traete jare euros". Y eso hice.

Se lo comuniqué a mis amigos y familia que me animaron (algunos incluso se olvidaron, ejem, ejem). Pero cuando lo conté en el trabajo... fue otra historia:
-Prepárate a sufrir como un perro moribundo por sarna turca (con todo mi respeto a los turcos)en mitad del desierto del Gobi.
-Prefiero parir tres veces en mitad de una letrina del ejército antes de que me vuelvan a sacar una muela.
-Estuvieron a punto de tener que quitarme el riñón a consecuencia de la muela del juicio...

Con lo que la perri tuvo mucho miedín, miedín del malo y del no bueno. En fin. El viernes estaba en la clínica pensado en mi riñón y demás organos vitales. Me tumbaron en un camillachunga de esas que tiene los dentista. Me anestesiaron y me dejaron allí a dejar que la anestesia hiciera su trabajo.

Mientras mi lengua se dormía pensaba en que la gente que diseña los aparatos de dentista realmente tiene muy mala folla... porque se parecen peligrosamente a los que utilizan los alienígenas en las pelis para insertar chips o preñar con híbridos a las señoras abducidas... sí, sí... son los aparatos de los dentistas los que se inspiran en los de los aliens y no al revés... por que porqué no pueden fabricar aparatos rosas y bonitos, con brazos finos y transparente y no grises y gordos por cuyo interior parecen correr ratas alienígenas o contener un conmutador de fluzo.. porqué...

Cuando reflexionaba sobre tan trascendentes problemas, mi lengua acabó de dormirse y llegó el señor doctor. El señor doctor dijo:
-Abre la boca grande

A lo cual me apeteció responder: ¿y cuál es la boca pequeña? Pero decidí que bacilarle a un señor que me va a menter un mini gancho de carnicero en la boca no es buena idea.

El señor doctor metió su minigancho de carnicero en mi boca. Luego lo sacó y metió una minillave inglesa dental. Tiró una vez. Tiró otra.

-Muerde la gasa.

Y la perri que es muy obediente y que estaba pensando porqué para arreglar una muela del juicio se necesitan una herramienta de carnicero y otra de mecánico mordió la gasa.

-Yta?
-Qué?
-(Qué me está bacilando fucking carnicero-mecánico barra dentista? ¿No ve que no puedo pronunciarrrrrrrrr cabron del medievo bajo?)
-K si yta?
-Ah? Sí... mira tu muela ¿la quieres de recuerdo?
-NO (engarzala en la empuñadura de tu minigancho de carnicero -del medievo bajo-)

Cuando llegué hoy al tarbajo y enseñé mi cara sin hinchar, sin moratones, sin dolor... y les comuniqué que podía comer sólido y que no, no me había pasado el fin de semana en la cama retorcida de dolor de parto en letrina militar... vi algunas caras de decepción sádica y odio a muerte encubiertas... ¿Porque me desea flemones y dolor?

10 Comments:

Blogger Náufrago en tierra firme said...

Bienvenidaaa!!!Se te echaba de menos.
Yo tengo que quitarme las muelas del juicio (las 4 a la vez!!) el mes que viene...y me voy, perdón por la expresión, "patilla abajo".
Y encima, en mi curro, también se han dedicado todos a contarme sus horribles-sangrientas-traumáticas experiencias con las muelas del juicio...
La gente es mala,mala, mala...
Saludos desde la isla!

5:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A mí me quitaron las 4, y aunque me querían dejar ingresada porque mi cara era un obús lo cierto es que no me dolió.
Y a líquidos unos cuantos días... me quedé como un figurín. Si hasta me gustó la experiencia!!
Desde luego me dejaron sin juicio...

maría

1:12 a. m.  
Blogger Chache said...

A mí me tuvieron que quitar una muela del juicio porque la jodía crecía inclinada hacia delante, por lo que hacía presión sobre la muela que tenía al lado y corría riesgo de partirla. Nada raro, en el otro lado me pasó eso mismo años antes. Asi que a extraer mediante cirugía. Me dieron hora en no se qué universidad de aquí por Madriz y hale, en un cubículo pequeño, con una médico joven y uno mayor. Nada mas verla me dije "hale, voy a servir de práctica para una estudiante". Bueno, si lo hace bien...
Casi una hora de torsión, taladreo, sajar, hurgar, sacar trocitos de muela... (como estaba empotrada en su vecina, hubo que extraerla partiéndola en cachos).
Y yo tan tranquilo, como no me dolía y a mí esto del dentista no me da mieditis...
Y durante toda la operación no paró de repetirme "ojalá todos los pacientes fueran como tú". Al final pensé que ella iba con más miedo que yo. ¿Qué les harán los otros pacientes a los pobres dentistas?

A la vuelta en metro iba con un guante de goma relleno de hielo pegado a la cara. !Qué imagen más poco seria!

1:38 a. m.  
Blogger Lucía said...

A mí es que nunca me han salido las muelas del juicio. Así voy ...

Me alegro de que no lo pasaras muy mal.

Saludos!!

12:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo que pasa es que les has destrozado el mito absentista de la muela del juicio. Tendrías que haber cogido un día de baja, procurar que la extracción no hubiera sido un viernes y haber hecho gran paripé de dolor y secuelas.

Mme. Discordia

4:23 p. m.  
Blogger querida_enemiga said...

Dios, yo tengo que hacerme una limpieza y no paro de aplazarlo por el terror que tengo. Pero ahora, leyéndote... pues tengo un poco menos. Gracias.

6:18 p. m.  
Blogger Rebilated said...

-Abre la boca grande

A lo cual me apeteció responder: ¿y cuál es la boca pequeña?



Pfffjajajajajajajaa.

Enhorabuena por tu entereza dental y por volver al blog.

9:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ten cuidado, estás rompiendo la armonía universal de acojonar a los que no han sufrido aún una extirpación molar, es como decir a un niño que los reyes son los padres.

Gaspar Melchor de Jovellanos ¿padres racistas?

10:06 a. m.  
Blogger damupi said...

a mi ya no me quedan muelas de juicio, ni juicio tp

11:19 a. m.  
Blogger Gato said...

Jo, mi boca es como un tablero de ajedrez, de las muelas que me han quitado, y las tres muelas del juicio que han decidido salir tenían espacio de sobra.

Me alegro de que hayas vuelto a tu ser, guapita. A los perros en el trabajo... sonríeles.

7:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home