domingo, mayo 06, 2007

La perri es idiota

Allí estaba yo. En Miami. Palmeras, casitas art deco azules y rosas y tantos hummers como culturistas.
Me encontraba, concretamente, en un hotel ultrachachiguachichic lista para entrevistar a E, supermegastar,idolo de masas, ser imposible... como estabamos en eeuu y todo era muy eeuu nos organizaron nada más llegar y nos dieron hora para la entrevista. A mi me tocaba dentro de una hora. Las reglas:
-solo 20 minutos de entrevista.
-E podía retrasarse pero si llegaba tarde... perdía mi turno y mi tiempo se repartiría entre todo el resto de periodistas...

Ok. Sincronicemos relojes. Me fui a dar una vuelta con los ojos como platos para poder captar todas las cosas chungas y raras que viese. Pero me di cuenta de dos cosas (que ya había percibido el´día anterior):
-Miami no es ee uu... es una especie de ceuta americana...un lugar donde todo el mundo es hispano y si no lo es... lo parece...
-Hemos visto tantas veces Miami en películas y series que cuando lo ves de verdad, ya lo conoces, todo te suena, no te da la impresión de estar en otro país...
Tras una pequeña vuelta de inspección, decidí regresar al hotel para concentrarme antes de la entrevista (sí, me creo la nadia comanecci del periodismo)... di media vuelta y...¡dios mio! ¡dios mio! ¡OH DIOS MIO!¡NO ME ACORDABA DEL NOMBRE DEL HOTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEELLLLLLLLLLLLLLLLLL!

Estaba en esa calle. Lo sabía (fundamentalmente porque ´lo único que había hecho era caminar calle abajo)... pero había unos 10 hoteles y todos, todos, todos eran iguales: blancos y lujosos... y todos, todos, todos estaban seguidos...

¿COMO SE PUEDE SER TAN IMBECILLLLLLLLLLLLLLLL? Estaba sufriendo un pequeño ataque de pánico pero no tenía tiempo para ponerme a llorar, tenía que llegar antes de que empezase mi turno. Bien. Tranquila. No pasa nada. Lo más lógico es entrar hotel por hotel e intentar reconocer la recepción. Tienes tiempo.

A las tres y media de la tarde. A 35 grados al sol. Con una humedad del 85% la perri empezó a correr como una loca de recepción en recepción. Primera: vale esta no es. NO pasa nada solo es la primera. Segunda: esta tampoco. No pasa nada, a la siguiente. Tercera: ¡Tampoco!!!!!!!!!!!! OH DIOS VEN A BUSCARMMMMMMEEEEEEEEEEEE.... ataque de histeria en toda regla... solo quedaban siete minutos para mi turno y no encontraba el puto hoteeeeeeeeeeeeelllllllllllllllll... como se puede ser tan, tan, tan, tan superimbecil... nueve horas de vuelo, una pastaza en hotel y al final me iba a volver sin entrevista a la megaestrella porque había sido tan borderline de olvidarme del nombre del hotel donde tenía que entrevistarrrleeeeeeeeeeeeeeee....

¡Dadme un agujero acme!¡Dadme un jinsu para que me lo clave en el corazón!¡Apuntadme en el programa de testigos protegidos (ya que estamos en eeuu) para que me den otra personalidad y no tenga que afrontar esta terrible verguenza! ¡Enviadme a un pueblo de wichita donde nadie me conozca y donde nadie sepa de este terrible sucesooooooooooo!

Tenía los pies diez centímetros más gordos, sudaba como un pollo, tenía la garganta como lija del ocho del ataque de pánico... sentía que el nudo de la garganta iba a convertirse en marejada en breve: "Perdone, ¿puede ayudarme? Busco un hotel que tiene una recepción blanca con cortinas enormes blancas que cubren las columnas"... "Ahi, mi amor, aquí todos los hoteles son that way"...AHHHHHHHHHHHHHH....

Seguía corriendo y mientras lo hacía imaginaba las consecuencias del despiste número 1.000 de la perri: Extraconfidencial: envían a una periodista a entrevistar a la megaestrella E y pierde la entrevista porque no había mirado en qué hotel tenía que encontrarse con él. Bronca en el trabajo... se correría el rumor... nadie querría contratarme ni saber nada de mi... la gente cuchichearía a mis espaldas en cada redacción a la que yo iría llevando mis cvs; Sí, es ella, la imbecil a la que se le olvidó mirar el nombre del hotel en el que tenía la entrevista y la perdió, qué valor... ¡ACABARÉ PONIENDO CAFÉS EN EL STARBUCKSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!!!

Con una lágrima en los ojos y las piernas temblorosas entré en el hotel número siete, quedaban dos minutos para mi turno... crucé la puerta corriendo... todo era blanco y unas enormes cortinas cubrían las columnas. En ese preciso instante, el representante de la discográfica salía del ascensor para buscarme... ahogué un sollozo de histeria...

En el ascensor, camino de la entrevista, me quité las chanclas polvorientas de la carrera(¡dios gracias por iluminarme y tomar la decisión de ir en chanclas y llevar los zapatos en el bolso!)y con un gran pero rápido esfuerzo me embutí mis zapatos de charol rojo en mis dilatadísimas pezuañas, me rocié de colonia de bebé (sudaba como un pollo aviar), me pinté los labios, me recogí el pelo y saqué la grabadora justo cuando las puertas se abrían en la planta 21. El de la discográfica flipó.

Y mientras yo cogía una botella de agua para aclarar mi garganta pastosa como una bechamel de gelatina de pescado antes de cruzar el umbral de la puerta de la habitación de E, pensé: sí, soy definitivamente imbecil... pero ya tengo de qué escribir en mi blog.

5 Comments:

Anonymous Alvaro said...

Siguiendo el decálogo de la generación mentalmente perturbada por las secuelas de la música ochentera (es decir, nosotros) me sorprende que no hayas recurrido a la solución universal aplicable a contratiempos de tipo A en Miami:

sentarse tranquilamente a recapacitar como actuaría Sonny Crockett ante tal desafío.

3:37 a. m.  
Blogger querida_enemiga said...

Bienvenida y muchas gracias por este buen rato que me has hecho pasar.

Lo importante al fin y al cabo es tener cosas guays que contar en el blog. Tengo que tomar nota... ultimamente en el mío, a excepción de Velencoso, no hay casi nada bonito.

8:24 p. m.  
Anonymous neblina said...

dilo...

perri, di a quién fuiste a entrevistar.....

12:11 p. m.  
Blogger Gato said...

Daría lo que fuera por tener una grabación de lo que sucedió en ese ascensor. Pedazo de papel.

7:39 p. m.  
Blogger YAIZA said...

Yo daría cualquier cosa por ver la cara del tipo de la discográfica, porque de una cosa estoy segura, de esa ascensor salió espectacular.

8:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home