miércoles, abril 18, 2007

Soy un unicornio

Soy un unicornio. Tengo sobre la frente el everest, el k-2, el teide a punto de estallar. Soy un ser mitológico.

Y, como todo ser mitológico, tengo que tener una historia y un poder y una moraleja.

La perri fue castigada con torturas psicológicas varias, las más cruentas jamás inventadas. Las torturas psicológicas hieren porque son torturas y las torturas es lo que tienen: que hieren. No agreden físicamente ya que no son físicas pero sus heridas tienen que sentirse en alguna parte y, a veces, se manifiestan en el cuerpo aunque no haya contacto físico.

Las heridas de la perri se manifestaron primero en la espalda. La perri acudió a la sanadora mágica-teutona del templo de la orden de los fisio que le aplicó un conjuro de dolor extremo y consiguió curar las heridas de su espalda.

Pero la tortura siguió y como sus heridas ya no podían salir por la espalda... lo hicieron en el rostro en forma de kilimanjaro.... la perri no sabía qué hacer, estaba desesperada: no podía acabar con las torturas que se le infligían pero tenía que hacer algo para sanar sus heridas o sería perri-cadaver...

El mismo día que se convirtió en unicornio se dio cuenta de que su deformidad escondía un poder. Su cuerno tenía cualidades hipnóticas... cuando alguien se dirigía a ella no podía dejar de mirar su protuberancia, quedaba atrapado por el montículo y no podía apartar sus ojos de él.... solo existía el tuberculo, solo el tuberculo, solo el tuberculo....

Entonces la perri, mientras sus interlocutores quedaban bajo la hipnosis del kilimanjaro ella era libre para decirles cuatro cosas que tenía ganas de decirles hace tiempo, cagarse en su fucking mother, insultarles e, incluso, causarles pequeñas lesiones en la columna vertebral de caracter... irreversible.

5 Comments:

Blogger redronin1b said...

Siempre podras ponerle nombre a tu tuberculo (esto puede llevar a malinterpretaciones si es que hay algun(a) italian@ en la sala). Mi hermana bautizaba a todos los suyos como Federico (siempre fue un poco raruna...)

1:54 p. m.  
Anonymous CLH said...

... y colgar la chaqueta

2:58 p. m.  
Blogger Zagloso said...

En lo que eres un ser mitológico estoy de acuerdo.

4:26 p. m.  
Blogger Quesito said...

Yo les llamgo simplemente "amigos".
Pueden ser efímeros (llegan, te acompañan unos días y se hacen notar, y luego te abandonan) o juguetones, que van pasando de un lugar a otro.

PD: Has probado el flequillo? Funciona para casos de emergencia.

12:33 a. m.  
Blogger PRIMAVERITIS said...

Parches "antibrufoli" ¿a que suena bién en italiano? de Rilanja, los venden en el Schlecker por un módico precio de no me acuerdo cuánto. Son mas milagrosos que Antoñita la fantástica.
Te lo dice una experta en tumores faciales.

8:51 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home