domingo, marzo 11, 2007

Llorando en el aeropuerto

Definitivamente, me han echado el mal de ojo. Este fin de semana me iba a Gijón. Lo necesitaba porque me acaban de echar del trabajo, pero aún tengo que ir a trabajar y porque estoy nerviosa, angustiada, no puedo dormir y estoy agotada. Lo necesitaba.

Este fin de semana, además, iba a venir un amigüito a beber sidra. Sali pronto del trabajo y arrastré mi maletita hasta Barajas. Me subí al avión y cuando ya podía saborear el arroz con leche que el perrifather me había preparado: "Les habla el comandante Jander Clander. Por motivos meteorológicos el aeropuerto de Asturias está cerrado y no podemos despegar. Esperaremos al siguiente parte para tomar una decisión".

No podía creérmelo. Quería ir a mi casa. Quería ir a mi casa. Quería ir a mi casa. Era casi una necesidad física. "Lo sentimos, las condiciones aún no son las óptimas. Tenemos que desembarcarles". Me cago en toddooooooooooooooooooo... Se me puso un nudo en la garganta. Muy grande. Muy apretado. Las opciones que nos daba la compañia aérea: devolvernos el dinero o meternos en autobús de los años 60, que además teníamos que pagar, y llevarnos a Gijón, tras seis horas y media de viaje...

No podía creerlo. ¡Seis horas y medio de viaje! Esta agotada, exhausta, después de una de las semanas más histéricas, raras y malas de mi vida. ¡Yo quiero ir a mi casa!... Para más inri descubrimos, hacia las seis de la tarde, que el aeropuerto se había abierto y que el resto de compañías que tenían vuelos posteriores iban a despegar sin problemas... ¿porque no volvía a despegar nuestro avión aunque fuese tres horas más tarde? porque ¡LOS DE SPANAIR SON LOS MAYORES HIJOS DE LA FUCKING TRUCKING DE LA HISTORIA Y OJALÁ LA EMPRESA QUIEBREEEEEEEEEEEEEE!

¿Cojo el autobús? ¿pido que me devuelvan el dinero?... el problema, además, era que mi amigüito iba a coger otro avión que lo dejaría en Asturias a las nueve de la noche. y, entonces, ¿qué iba a llegar cuatro horas antes el invitado que el invitador? Además, el se iba a primera hora del domingo ¿un fin de semana de un día?...

No sabía que hacer. Solo podía pensar en que a esas horas yo ya debería estar dando un paseo con la perrimother... en todos los planes gastronómicos y alcohólicos que había hecho... en todo el tiempo que llevaba pensando en este fin de semana y deseando ir... como un oasis en mitad de este infierno. Como lo único un poco bueno que me espera en este mes.

El nudo se hizo más grande y más apretante... y ya no pude más. Me senté detrás de una columna y empecé a llorar a moco tendido: por el avión, por el despido, por la angustia, por la incertidumbre, por los dedos quemados, por el mal de ojo...¡por toda esta mierda!... y el teléfono sonando y todo el mundo preguntando que iba a hacer, que tenían que hacer ellos...

... y sin poder pensar demasiado, por el ataque de histeria y porque los mocos me taponaban las fosas nasales y el oxígeno no podía llegar al cerebro, mi amigüito cambió su billete para otro fin de semana en el que no hubiese twister y... yo me vi ahí detrás de una columna de barajas, con los ojos como dos sandías....

volví a casa, deshice la malete y pensé que era lo más lógico. Olvidar este fin de semana e ir otro en el que pudiese no perder un día entero de viaje sino aprovecharlo con los 'perriparents'... pero es que lo necesitaba tanto...

Ahora no tengo trabajo, no he podido disfrutar de un fin de semana revitalizante y remineralizante en Gijón, tengo dos dedos quemado y....¡no pienso volver a salir de casa en mi vidaaaaaaaaaaaaa!

11 Comments:

Blogger Anómalo said...

La teleportación, el mejor poder. ¿Vamos a comer croquetinas a la casa de Asturias y a cagarnos en todo?

4:56 p. m.  
Blogger querida_enemiga said...

Jolines reina, qué mal me sabe. Un super abrazo ciberespacial teletransportado desde Barcelona para tí!

7:16 p. m.  
Blogger susurro said...

joder es que vaya tela, qué mala pata...
pero bueeeeno, hay que inspirarespirar y pensar que las cosas siempre podrían ir peor.
yo también he tenido un día mierda. y tenía menos motivos que tú.
un abrazo fuerte...

10:45 p. m.  
Anonymous ayma said...

Ay nena, tranquila, a mí me pasó eso DOS días seguidos hace unas semanas, pero con RYANAIR, y fueron tan hijos de la fucking trucking como SPANAIR. Pero luego se me pasó el disgusto y me organicé otros findes estupendísmos, ya verás cómo se te pasará a ti también.

Por cierto, creo que éste es el primer comentario que te pongo, pero te leo hace semanas, me encanta tu blog. Besos y ánimo

12:57 a. m.  
Anonymous perlitadehuelga said...

Perri, por lo menos te pegaste una panzada a llorar, que te deja el cutis estupendo y te desahogas, que ya te hacía falta.
Y por lo menos la tormenta no te pilló volando...

11:39 a. m.  
Blogger PRIMAVERITIS said...

Mira, ya te has echado la llorera que andabas necesitando, una vez abiertas las compuertas del lloro todo lo demás se acaba solucionando, y piensa que te ibas a engordar mogollón y que te lo has ahorrado, y que tienes otra semana para ilusionarte con esa ruta gastronómica-amor-de-madre.
Ah! y que te queda mala leche para soltarla en el casi-ex-curro.

1:38 p. m.  
Blogger Misia said...

Jo, Perri. Vaya. Lo único bueno de los malos momentos es que siempre pasan.

4:32 p. m.  
Blogger EmeA said...

> ¡no pienso volver a salir de casa en mi vidaaaaaaaaaaaaa!

Mira, ya no hace falta que te pregunte eso de "¿en tu casa o en la mía?"

Llevaré cena y desayuno

5:10 p. m.  
Blogger perri said...

gracias amiguitos por vuestro apoyo...

Emeaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!

5:21 p. m.  
Anonymous mika said...

jooo perri te entiendo perfectamente cuanbdo se esta lejos de la casa de una con su mamuchi con croketas y su papuchi con arroz con leche esperandote....te entiendo perfectamente y encima el imprevisto la incertiduymbre de tener q decidir tu finde-tuvida en unos instantes histericos....
en fin q todo pasa para bien o mal
animo y a buscar otro finde para ir por lo menos ahora tienens esa ilu y te has desahogado q viene fenomenal

7:12 p. m.  
Anonymous Naranjas said...

Hija mía, eres gafe. Asúmelo, sé una con tu Yo-Gafe y llévalo de compras a El Corte Inglés.

Una vez esté distraído corre y déjalo perdido en la sección de libros. Allí será feliz confundiendo a los dependientes y haciendo que el-libro-que-busca-cada-uno siempre aparezca justo en el último sitio donde mira.

Ve a casa, haz tarta de queso y atranca la puerta. Cómete la tarta.

¡Y jamás vayas a Asturias, hombreyá, a quién se le ocurre demejante dislate...!

Ha sido un consejo patrocinado por Mondarino Resolutions SA.

7:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home