lunes, noviembre 28, 2005

Voces

Voces. Me pedis que hable de voces, y aunque ahora mismo sería más fácil hablar de las que oigo en mi cabeza... tengo una buena historia sobre voces. (a propósito esta parece la semana de los sentidos, primeros olores, ahora voces... el tacto es mi preferido).

Cuando era becaria de un periódico local de gijón... en aquella época en que podías enviar mensajes de móvil gratis a través de internet... comencé a recibir unos mensajes entre 'pretendientes' (vamos que me querían ligar) y con odio oculto y reconcentrado... al principio pensé que eran mis amigas. Decía cosas como "Carmen tú si que eres una miss, botijín resplandeciente".... pero los mensajes fueron subiendo de tono...
... era la época en la que no todo el mundo tenía teléfono móvil... empecé a pensar quién podía ser... porque muchos de esos mensajes hacían referencia a los reportajes que había escrito (como el de la miss)... los mensajes eran cada vez más brutos y yo ya empezaba a preocuparme y me quedaba embobada en mitad de la redacción pensando quien podía ser...
... un día por la mañana, el día en que cambiaba de turno, cuando mi madre acababa de salir de casa, sonó el teléfono... lo cogió mi hermana y me lo paso: "preguntan por tí"...

... una voz que nunca olvidaré... profunda, gutural... con cierto arrastre como cuando pasas la mano por la madera me dijo: "botijín te quiero follar por el culo".... fue la primera vez en mi vida que perdí la sensibilidad en las extremidades (después vendrían otros ataques de pánico... aunque penos importantes)... yo dije "¿quién eres?", el dijo: "eres preciosa"...y yo colgué...
.... recuerdo perfectamente aquella voz, la recuerdo como si la oyese ahora mismo... han pasado casi cinco años....
... me asustó, me asustó mucho... oía aquella voz constantemente... era serío no se estaba riendo, tampoco era pervertida... solo alguien muy serio diciendo aquellas cosas... iba por la calle siempre mirando para todos lados... pasaba horas pensando quién podía ser... quién podía tener mi móvil y el teléfono de mi casa...
... entonces, al día siguiente... pensé que en el periódico podían tener mi dos números. Miré en la libreta cutre que había en recepción y allí estaban los números... al alcance de cualquiera. Escrutaba a todos mis compañeros, todos me parecían sospechosos, cualquier cosa me sobresaltaba, iba corriendo literalmente del trabajo a casa, me despertaba en mitad de la noche oyendo aquella voz... tenía miedo a coger el teléfono... ¿cómo alguién puede convertir tu vida en una mierda y seguir con la suya como si tal cosa?...
... esa misma semana, muy nerviosa, le conté a mis jefas lo que me había pasado en medio de la redacción... ellas me dijeron que si me volvía a pasar (no había vuelto a llamar... y esa espera me estaba matando)... iriamos a la policía (en gijón los periodistas tienen una relación muy cercana con los policías)"... Jare... es amigo nuestro... pueden pincharte el teléfono y sabrán quien ha sido"...
... nunca más llamó y nunca más recibí más mensajes... barajé todas las posibilidades... y a veces, mucho tiempo despues, me asaltaron nuevas teorías en momentos absurdos: duchándome, en mitad de un examen, entrevistando a alguien...

... recuerdo esa voz.... y hay voces de gente que ha sido muy importante para mi y ya no está que no recuero...
... y se que si algún día la oigo la reconoceré... y por fin sabré quién coño fue ese gracioso hijo de su madre

11 Comments:

Anonymous Be said...

Perri, este post es brutal.

Me dan ganas de asesinar con mis manos a quien hizo pasar tanto miedo a aquella joven Perri.

2:24 a. m.  
Anonymous ded said...

Yo también viví eso, encima en casa de mis padres. Menos mal que ellos nunca cogieron el teléfono. Lo odiaba. Un día reconocí la voz y llamé a una tercera persona que yo pensaba podría tener algo que ver. Lo negó todo. Pero nunca más volví a recibir esas llamadas.

8:54 a. m.  
Anonymous Tos said...

Una temporada recibía varias llamadas seguidas de alguien que, al decir yo "sí, ¿dígame?", empezaba a emitir gemiditos que iban "in crescendo" hasta llegar al éxtasis. Nota: para que se hagan una idea, mi tono de voz tiene una sensualidad similar a la de Carlos Pumares. Admito que al principio di cancha al sujeto en cuestión, hasta incluso le aplaudía y le preguntaba: "¿te has quedado bien?" o me daba por aplaudir, pero me di cuenta de que era contraproducente y ya se estaba volviendo un pesado. Así que lo que hice fue poner un CD de Pantera en mi equipo y, cuando llamó la siguiente vez, subí el volumen a todo trapo. Ya no me llama nunca, (snif).

10:14 a. m.  
Anonymous Tos said...

Jodeeeeeeeeeer, "le aplaudía" y "me daba por aplaudir"... Me voy a la ducha.

10:17 a. m.  
Anonymous la perri said...

be, se que algun dia sabre quien ha sido....
ded, yo creo que esa gente disfruta del poder, del control, de lo que pueden afectar tu vida..
Tos... ojala yo me lo hubiese tomado asi y siento decirte que una vez más discrepo... esta vez sobre tu voz.

11:47 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

ay, si no fuese por esta gente tan maja que os hace vibrar, ¿qué ibais a contar aquí?
La voz no es un sentido.
bueno, me callo

12:15 p. m.  
Anonymous laperri said...

anonimo... este es un blog para reirse pero te dire que eso no tiene ni puta gracia... a mi esas llamadas no me hacian vibrar precisamente... la voz no es un sentido... el oido sí. Di quien eres y te explicaré un par de cosas sobre cosas que me hacen vibrar.

12:25 p. m.  
Anonymous mini-mano said...

Pues yo creo que Carlos Pumares tiene su punto...

12:52 p. m.  
Blogger kruskaya said...

Lo que contáis es terrible. Y creo que casi todas hemos vivido situaciones así. Se pasa muy mal y te deja descolocada.
Aunque esta lectura, me ha hecho recordar algo divertido:
-años atrás conocí a alguien con quién compartía una química estupenda. Tanto era así, que no me recuerdo tímida con él en ningún momento. De modo, que una de esas veces en que me di unos ratos de placer a mí mimsa, le telefoneé. Saltó el contestador y le deje unos mensajes contándole qué andaba haciéndome y cómo. Imaginad cuál podría ser mi voz en tales ciercunstancias. Se cortó la llamada y rellamé, con tan mala suerte que debí equivocar el número.
Pues don química, días después me preguntó que cómo le había dejado aquella historia a medias. Y casi al tiempo, me surgió un pretendiente telefónico, que insistía en quedar, en casarse...¿?... pero fue divertido y en ningún momento molesto.

4:33 p. m.  
Anonymous Lizzy said...

Las voses, o perdon vozes son de lo mas interesante pero son tanbien engañosas. una ves conosi a un chamo por aca por la interneta que me hasia aguitas, bueno como ustedes disen que me ponia. despues de conversar al traves de las letras y contarnos como nos gusta desirnos nos dimos al foning, y ya saben su vos me hasia relamerme los deseos, ay como gosaba de oirlo y imaginarlo. no se cuanto mas tarde nos conosimos y me fue como volquetearme el caldito que veniamos hasiendo de conosernos, sobre la consiensia. ay ay ay, ni imaginan, aquello.. aquello no era el Braulio que yo me hasia en las imaginasiones. cuanto horror senti. si ya les digo como volquetear los juguitos... o como se dise aca como dar jarro con aguas frias. uyuyuy no se los recomiendo.

y tanmbien otra ves me ha ocurrido de conoser a alguien en susurros y que cuando le he conosido la vos a la misma ves que al cuerpo.... uuuh, era como mañon creo que le llaman, de la provinsia de Huesca y me paresia que estaba intimando con un cartoon, y claro, asi los calorsitos se bajan, pero la risa ay que buenas risas.
las vozes son las vozes no creen?

7:16 p. m.  
Anonymous olg said...

jo perri me has dejado impresionada en dos palabras...
no se, q cabronazo, de verdad, y q desagradable; este ha sido un post de mucho miedo
me ha recordado q a mi de pekeña un viejo me persiguio me exigio un beso y me beso en la boca y recuerdo el tacto de la barba asquerosa pinchandome....
luego los hombres del barrio le insultaron y le echaron me pregunto si tendra q ver ese episodio con cosas q soy y me pasan ahora...
q asco esas cosas son humillantes y dolorosas

11:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home