jueves, diciembre 07, 2006

La mala educacion de la tercera edad

Supongo que lo que sucede es que ya se la suda todo. Pero, oigan, ¿no es ya suficiente con que las deje colarse en:
-el autobús
-la cola del pan, pescaderia, carnicería...
-el estanco
-la peluquería
-los tornos de seguridad de la empresa
-el portal
-e incluso los taxis?

Dicen que los jóvenes estamos sin cepillar pero nunca he conocido personas tan mal educadas, groseras e incivicas que las viejas que creen que se van a morir desde que tienen 50 (ahora ronda los 80), no tienen nada que perder y llevan todas su joyas encima. Encontrarte con un grupo de ellas en la cola del cine es más peligroso que jugar al diábolo delante de un grupo de skin heads (por no hablar de que ellas solitas son responsables de una buena parcelita del agujero de la capa de ozono ¿pueden de verdad dormir sin clavarse lo que son sus propios pelos en el craneo hasta ocasionarse trepanaciones involuntarias?... me estoy refiriendo a su depencia de la laca dura.. por si estais durmiendo o dormidos)...

En fin. Ayer fuimos las perrisisters al cine. Como no somos modernillas, no estamos atormentadas y todavia nos quedan unos años para los 30 (a mi, mas que a ella... tengo amigos que podrían ser su padre... sí, lo digo por vos... tos) pues nos compramos el superbol-palomitas recolección anual del estado de arkansas de maiz...

Como eran unos cines V.O. (versión original, aunque también podría ser vómito obligado o vena obstruída o vamos oiga... ¡bastaaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡es el efecto trabajo en puente, lo siento)... la gente nos miraba como mirabamos las de colegio de monjas a los que hacían formación profesional...

Una señora infernal de las citadas se sentó a nuestro lado. Cuando empezaron los créditos me di cuenta de que tenía el móvil encendido y procedí a apagarlo

-ya te vale niñata... primero no paras de comer y ahora sacas el móvil
-señora lo estoy apagando (hacía dos segundo que había empeza la película)
-es que... no se donde te crees que estás... parece que estas en el parque y no en el cine...

(en el parque... que mona...ains).... Debido a la castrante y odiosa educación monjil que he recibido se me han quedado algunas secuelas que no consigo superar como... no faltarle nunca el respeto a los ancianos... asi que me callé... y pensé para mis adentros contestaciones malas que devolvieron mis pulsaciones a mi sitio como: "no me extraña que venga sola al cine", "si tiene envidia porque mis dientes pueden masticar y los suyos no, vaya a vitaldent", etc...

Luego pensé que quizá, cuando yo llegue a su edad, no tenga dientes de verdad y mis amigos estén ga-gas, muertos o con unas cataratas tan chungas que no puedan verse los zapatos... puede que sea igual de nazi (lo que realmente me jode es que seguro que la anciana de los cojones no me hubiese dicho nada si yo hubiese sido un hombre, estoy segura)...

En fin...

-click, click, click, click....

miro de reojo a la señora, con miedo porque todavía me vuelva a echar la bronca porque "no se mira directamente a los desconocidos".. y veo que... veo que... ¡LA MUY CERDA SE ESTÁ CORTANDO LAS UÑAS CON UN CORTAUÑASSSSSSS (sí, era un cortauñas, no se estaba cortando las uñas con una zanahoria... yo escribo así ¿qué pasa')...

LA TÍA ME RIÑE POR COMER PALOMITAS EN EL CINE Y VA LA MUY JARE Y SE PONE A REPARTIR ADNNNNNNNNNN.....

Es como si Paulina Rubio riñese a Rosa porque le saliese un gallo!!!!!!!!!!!!

Si es que... se ha perdido el respeto.....

7 Comments:

Blogger neblina said...

Querida Perri, es mi último día de currar en esta empresa, y aquí estoy en pleno puente.... Si quieres compañera para aniquilar: ancianas, niños, gatos, compañeros de trabajo, jefes, no lo dudes: LLAMAME!

Aparte de esto... no hay nada más repugnante... yo en la sala de ordenadores de la facultad, allá por el XIX... tuve un compañero francés que se cortaba las uñitas sobre el teclado, por lo menos yo veía el recorrido, lo del cina a oscuras, debió ser terrorífico!!

12:35 p. m.  
Blogger Tos said...

Ejem, es todavía peor comerse las uñas.
Estas navidades me llevaré a mis sobrinos a ver "Happy feet, rompiendo el hielo". Me temo que me voy a quedar sin sobrinas porque mis hermanos han cerrado el grifo, así que se pueden venir dos niñas más. Invito a palomitas y a Coca-Cola sin cafeína.

12:39 p. m.  
Blogger perri said...

Gracias por tu solidaridad neblina!

Tos,,,, es verdad, comerse las uñas es asqueroso y patológico pero... algún defecto tenía que tener no?...
Aceptaría de buen grado tu invitación (mi hermana ya te digo ahora mismo que también) pero... no se si me estremece más convertirme en tu sobrina postiza (te imagino pintándome las uñas de la cosa esa que sabe asquerosa para que no me las muerda y regalandome cuadernillos rubio) o en prima de.... "viene cuando tú no estas"...

12:50 p. m.  
Blogger Anómalo said...

Laperri, tienes un preocupante campo de atracción para los cortauñas. Como superpoder puede ser útil, pero no deja de resultar... hum... inquietante.

2:47 p. m.  
Blogger ZaraJota said...

Eso es facil, niña. Le miras, le sonries y le susurras "¿Que está haciendo, so guarra?"

2:41 p. m.  
Blogger primaveritis said...

Perri, te veo últimamente en muy baja forma, ¿dónde quedó la hachita que blandías tan diestramente tiempos atrás? ¿quizás la proximidad de la Navidad ha reblandecido tu corazoncito?, no se, no se...

9:25 p. m.  
Blogger Gato said...

Señora, como uno de sus mejillones me lesione un ojo en mitad de la parábola la denuncio.

1:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home