lunes, abril 04, 2005

Cajero expendedor de paz

Eso ya vale. Voy a escribir algo pseudo serio porque ya me estoy cansando hasta a mi misma con este rollo bridget jones que me traigo ultimamente... (vosotros también...más de 30 visitas y ni un solo comment). Mi amiga B entiende mucho de lugares mágicos: sitios que te sientan bien. Yo tengo uno en Madrid y siento que no sea nada reservaintelectualdeoccidente. Es el cajero automático del BBVA que hay debajo del hotel HUSA Princesa, justo en una esquina de esta calle. La primera vez que entré trabajaba todavía en el turnovampiro y había salido a mirar tiendas (que raro) porque me sentía muy mal y muy sola. El cristal, que llega hasta el suelo, está semitintado y, desde dentro, se ve todo como si fuese una película. No hay ruidos aunque los coches pasen muy cerca, la gente se mueve con prisa, pasan grupos de amigas con sus bolsas... y nadie sabe que detrás del cristal hay alguién que les está observando. En ese cajero hay mucha paz. La luz es cálida y acojedora(en serio, no estoy flipando) y todo pasa lejos y nada te toca. Estas como en una burbuja... eres casi como un muerto que se pasea entre la gente.

Muy pocas personas entran allí porque hay otro cajero exterior en la misma acera. A veces, mientras paseo por Princesa, me doy cuenta de que necesito dinero y entonces me da como un alegrón, súbito e interno, porque ya tengo una buena excusa para visitar mi escondite mágico. Otras veces llevo la cartera llena y entro igualmente porque me apetece. Se está mejor los días nublados que los que hace sol, pero en verano hay aire acondicionado y es como un oasis secreto. Hoy he vuelto a entrar y me he quedado un buen rato mirando, como un fantasmilla entre la gente. He pensado que si alguién entra y ve a una perri de 1,60 mirando a la calle sin utilizar su tarjeta seguramente creería que estoy loca, pero estaba tan abstraída, tan tranquila y segura que no me ha importado nada.

8 Comments:

Anonymous Be said...

Querida Perri Poderosa. Vivan los lugares mágicos... Por ejemplo, la única manera de que no vaya y vuelva andando de Moncloa a Jurasic Park es que llueva a mala idea.

11:46 p. m.  
Anonymous Aguadora said...

Hola, Perri:

Leo La Fragua y ayer pinché en tu blog por primera vez: hoy he tenido que volver para poder leerme todos tus posts. Eres muy graciosa y tierna, me gusta mucho cómo escribes.

Eso sí, sería maravilloso que cuidases la ortografía y esas pequeñeces como la concordancia en número. Puedes escribir en Word, dejar que él corrija -aunque no sea perfecto será algo mejor- y después pegas el texto en tu blog.

A cuidarse.

9:59 a. m.  
Anonymous laperri said...

Gracias aguadora,
Ya sabes que hay gente que en Nochevieja se propone dejar de fumar, ir la gimnasio, no ponerle más los cuernos a su novio,etc. Yo me he propuesto desde hoy mismo cuidar más mi ortografía. Tengo una media excusa y es que escribo del tirón y no releo nunca (que es como a mi me gusta). Pero, de verdad, prometo aplicarme. Que es patético escribir asi.

11:08 a. m.  
Anonymous Mago said...

Conozco ese cajero desde hace años y estoy de acuerdo en que tiene algo especial. Su modernidad me desasosiega e intranquiliza, quizá porque lo asocio con la culpa de sacar las últimas dos mil pesetas de la cuenta para comprar un cd innecesario.

Una cosa más. Apóstoles de la ortografía, algo os digo: Lázaro Carreter murió.

6:28 p. m.  
Anonymous Be said...

Totalmente de acuerdo: Muerrrrrrrrrte a las cadenas!!!!!!!! Muá.

12:38 a. m.  
Anonymous Aguadora said...

Mago, chato, se murió ya entrados en el euro, so fósil=P

3:23 p. m.  
Anonymous Mago said...

Aguadora: Asumo lo de fósil por muchos y variados motivos, pero no por éste. Carreter la palmó en 2004.

5:21 p. m.  
Anonymous Aguadora said...

Lo sé, en marzo, pero es que tú sigues hablando en pesetas, rey.

6:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home