jueves, mayo 04, 2006

Objetos magicos

Cuando tenía 14 años veía una serie en Tele5 sobre una tienda que se dedicaba a recuperar objetos endemoniados o satánicos…

Yo la variedad satánica no la trabajo pero lo que es la mágica si; poseo unos cuantos objetos dotados de poderes empíricamente constratados. Mucha gente (especialmente señoras) se cuelgan cuarzos chungos del cuello o, incluso, se refrotran contra ellos (basado en hechos reales de Misia). Mis objetos mágicos son más eficientes y sobre todo… mucho más cool (a onde va a parar):

-mantita curativa: sí… es una manta hecha con sobrantes de ovillos viejos manufacturada por mi abuela. Cuando era pequeña y medía 1,55 podía taparme entera… ahora que soy mayor… me asoma el dedo gordo (mido 1,60… sí, 1,60 y quien diga lo contrario que se atreva a decírmelo en la calle donde daré rienda suelta al picachu comedor de resistencias que hay dentro de mi)… esa manta es curativa… cuando me he comido una caja de pims (mermelada de naranja… of course… las nuevas versiones son chungas) entera seguida de una fondue de gomiballas trinchadas en toblerone… me la pongo enroscada alrededor de la barriga y el tsunami gástrico cesa. Cuando mis ovarios comienzan el alzamiento… solo la mantita curativa consigue que deje de gritar. ¡Que alguien coja la cuchara del helado y me los extirpe!

-Reloj dador-de-seguridad-en-mi-misma (regalo de los perriparents)… cuando soy entrevistada o entrevisto (oshea… cacheche… te lo juro)… lo utlizo: es como cuando clar ken se quita las gafas. Antes de ponerme el reloj estoy en algún rincón en fase pepitapulgarcita sufriendo (seguramente) un atáque de panidez… pero al ponérmelo… sus poderes empiezan a hacer efecto… comienza a sonar (sweet child of mine… ¡que sino?) en mis oidos, los mariaisabeles toman espiritualmente mis pies… y me siento… me siento…como juana de arco al frente de sus ejércitos pero con un peinado más trendy (estoy ampliando mi vocabulario) y menos preocupada por la llamada de dios, los ejércitos… y todas esas cosas chungas que me levantan dolor de cabeza…

¿vosotros teneis objetos mágicos? Compartidlos… bueno los objetos no (aunque a veces los objetos están encantados y solo funcionan con su dueño)… sino vuestras experiencias paranormales…
Objetos mágicos

21 Comments:

Anonymous MadameDiscordia said...

No tengo objetos májicos y lo que es peor, nunca he tenido objetos mágicos, que yo recuerde.

¡¿Qué me pasa, Doctor?!

12:24 p. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

¡Ay Diossss! Qué mágico con jotaaaaaaaaaa...

3:05 p. m.  
Blogger Gato said...

Magia, lo que se dice magia... Pero objetos que gusta llevar, sí. Tengo unos pendientes de plata de mi abuela de los que me apropié cuando nadie llevaba pendientes largos allá por los ochenta y yo era la hortera hippie. Luego mis hermanas los han ansiado, pero por haberlos defendido en momentos difíciles estoy legitimada para exigirlos míos. A veces pienso que igual mi abuela me custodia cuando los llevo. Y una vez que pensé que los había perdido me dio muchísima pena.

3:22 p. m.  
Blogger perri said...

ay madame... que sufres el efecto perri-esta-por-encima-de-la-rae!.... ten cuidado que yo contagio...

gato...¡que tontas tus hermanas... ahora tu tienes el poder!

3:34 p. m.  
Anonymous A said...

Muy bueno el blog!! me he leido de un tirón todos los post, y estoy de un humor estupendo, gracias!
Bueno al tema, yo siempre he tenido objetos mágicos: una camiseta azul me dotaba de una inteligencia sobrenatural en los examenes, ahora como no la llevara puesta... desastre asegurado, y no quiero ser poco delicada pero también soy poseedora de las braguitas mágicas del ligoteo... lo sé, las quereis... pero yo las necesito!!!

6:21 p. m.  
Blogger Tos said...

No salgo de casa sin él:

http://ishgunsbarandgrill.tripod.com/Kalashnikov/akm-2.jpg

7:29 p. m.  
Blogger Patricia said...

Coñe, Tos! Igualito que el mío!

7:33 p. m.  
Blogger Be said...

Cuando llevo mis zapatos verdes no puede pasar nada malo. Y también tengo una tiara, pero esa no la saco de casa!

7:45 p. m.  
Blogger Zagloso said...

Yo persigo unas gafas que me han recomendado cual santo grial. Por quien me las recomendó y la enorme dificultad para encontrarlas las atribuyo poderes capaces de poner de mi parte toda la materia oscura del universo.

8:08 p. m.  
Blogger Misia said...

Yo tengo un objeto mágico, pero al revés: me trae muy mala suerte. Es un colgante de hematite: cada vez que lo he llevado me han pasado cosas malas, así que ya nunca me lo pongo. Alguna vez pensé en regalarlo, porque es bonito, pero me da miedo que con el colgante vaya regalada también la mala suerte y que sé yo, qué responsabilidad, no quiero hacerle eso a nadie. Así que está en un joyero desde hace años, envuelto en muchas capas para que su poder maligno no salga.

9:13 p. m.  
Anonymous Lector de la perri said...

Es mentar Sweet child of mine y aparezco yo, con una mezcla de vergüenza ajena de mí mismo (complicado eh!! ;-D) y nostalgia dieciochoañera de horas sentado en un portal con una panda de borregos like me que se apodera de mí... que feo era el Axl por cierto.

Yo tengo una camiseta de la suerte, desde hace como seis o siete años, con dos agujeros en la espalda un dibujo que pone mellbox medio borrado y tan gastada que he descubierto una nueva gama de azules, así que lo que para mí es suerte para otros supongo que será algo cercano a la nausea o la compasión.

Where do we go?

9:57 p. m.  
Anonymous El mismo lector said...

Por cierto... ¿pims? ¿trendy?

Tengo que salir más me temo...

10:09 p. m.  
Blogger Melisa said...

¡Recuerdo esa serie! Había tres protas, una pareja joven y un señor. No estaba mal...

Pero eso sí, me temo que no tengo objetos mágicos :( Llevo siempre conmigo la chapa con forma de hueso de la perrita que tenía y murió. En el coche tengo un osito de plástico pequeño que encontré en el zoo al poco tiempo de comprarlo (el vinículo). Pero es más sentimental que otra cosa.

11:55 p. m.  
Anonymous laperri said...

Hola A, bienvenida... ¡que suerte tener unas braguitas poderosas!
Tos... te pega... yo prefiero mi bazoca desmontable color rosa chicle... es tan cómodo y práctico...
Be... necesito tu tiara, es cuestión de vida o muerte para mi salud mental...
Zagloso... esas gafas.... vas a tener que pedirlas a barna (la cuna de coolismo)... pero te convertirán en el rey de la ciudad tranquila... y además mientras las buscas... conoces a gente...

Missia... envuelve ese colgante malo en papel albal... joaquim phoenix se lo ponía en la cabeza en señales (me encanta shaliman... podeis escupirme) para evitar las vibraciones alienígenas negativas...

Lector... es que estoy ampliando vocabulario laboral.. si no conoes las pims... tu vida no está completa... hazme caso...
And pray for the thunder
And the rain
To quietly pass me by

Mel... ¡ dentró de tí hay un objeto magicoooooooooo!.... porque lo que pasa ahí dentro si que es poderoso y sobrenatural...

9:52 a. m.  
Blogger Patricia said...

Yo atribuyo poderes mágicos a millones de cosas que coloco en mi habitación, y pienso que si las muevo o trato mal, me traerá mala suerte. Tratarlas bien se supone que me aporta cosas buenas (o por lo menos que me quedaré como estoy).

Mientras escribo esto veo que tengo algún tipo de trastorno... :S

4:04 p. m.  
Anonymous laperri said...

patricia.... todos tenemos cosas raraschungasmalas

9:19 p. m.  
Blogger Anómalo said...

Acabo de acordarme que yo tenía una camiseta "de ligar". Aunque siempre dudé de sus poderes, me desapareció cuando vivía con otros 280 buitres masculinos. Alguno debió percibir sus poderes.
Er... Patri... ¿has probado el feng-shui?

12:16 a. m.  
Blogger Be said...

Perri, mi tiara no. Vayámonos de compras, tú a por tu primera tiara y yo a por un "quita y pon".

1:49 a. m.  
Blogger Patricia said...

Anomalo: ¿a que acojona descubrir estas cosas de alguien a quien creías conocer desde hace unos 10 años o asín? xD

Paso de feng-shui ni de chop-sueys... Dar una colleja o recibir un masaje arreglan la cabeza más mejor :P

1:57 a. m.  
Anonymous La Aguadora said...

Objetos con poder.
Existen, doy fe con cada uno de mis treinta y seis años.
Claro que el poder se lo otorgamos nosotros, pero, funcionar, funcionan, ¡por Tutatis!
Durante años coleccioné buhos (tengo más de doscientos, si alguien quiere, vendo de saldo) hasta que descubrí que ni siquiera me gustaban.
Después fueron los bolígrafos, o las libretas.
Una vez conseguí bloquear un ataque de pánico concentrándome en el bordado a mano que había hecho en un mantelito rosa, hortera donde los haya.
No me gusta el rosa y no me gustan los mantelitos...
pero la terapia funcionó.
Ahora cuando tengo que pasar una crisis recorto mariquitas (sí, las de las niñas, compradas en chinos o librerias de lance). Ventajas: no les guardo apego después de que cumplen su función y mis hijas pueden jugar con ellas.
El poder, en mis tijeras.
O en mi mente.
Cada cual que lo interprete.
Abrazos.
Un gusto seguiros leyendo, aunque sea en plan Guadiana.
María
La Aguadora

3:13 p. m.  
Blogger [Ex,D. said...

yo tengo unas chapas que me trajo una amiga del mercado de candem, en londres.
me encargué de bendecirlas, purificarlas y adecentarlas para usarlas como amuleto, y la verdad es que me estan siendo de mucha ayuda.

felicidades por tu blog ;)

4:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home