miércoles, abril 12, 2006

Tendo una calabaza sobre los hombros

Cuando abrí los ojos y vi la hora que era me tiré en marcha de la cama como si hubiese descubierto que mi compañero de colchón era Pedro Ruiz.... me duché, mojé los labios en zumo de naranja para autoconvencerme de que había hecho un desayuno muy sano y salí de casa, con el pelo mojado y cargada de la fuerza que los dos mililitros de vitamina c me habían procurado...

.... como siempre en el banco había una cola que más que con la cartilla de ahorro parecía que ibamos con la de racionamiento... cuando ya me había echo la manicura bucal en mis dos manos llegó mi turno. Ingresé mi finiquito pero no pude pagar la factura de mi teléfono móvil (que estaban a punto de cortarme) porque en este banco solo se pueden pagar facturas los martes y viernes de nueve a diez y media... y era bastante más que las diez y media....

Pagar facturas (ya, ya se... ¡domicialala!.. no me da la gana) es como una especie de jinkana... en el PPVA las cobran los martes y los viernes de 9 a 10, en el Jare los martes y lunes de 8.30 a 9.30; en el Nare todos los días pero a partir de las 11; y el Sare dias impares alternos a las horas que son múltiplos de seis.... ¡Todo muy lógico! ¡Sobre todo teniendo en cuenta que cada sucursal pone el horario como le sale de la raja del cajero!....

...Deberían crear un teléfono de información de facturas.... y todo, señores, todo porque esos señores... esos señores que trabajan de nueve a tres... quieren hacerse el trabajo todavía más fácil (sí, es posible) y han pensado ¿porqué vamos a estar cobrando todos los días facturas.? ¡que coñazo, de verdad!... ponemos que solo se pueden pagar dos días a primera hora... y el que esta durmiendo o trabajando que se joda y que domicilie... ¡es que quieren que lo hagamos todo!............ poooooooooooobresssssssssssss....

...El caso es que pague mi factura a través del cajero y me fui corriendo a comprar un regalo-encargo en una tienda de broches que debería pagarme comisión (broche con forma de mariposa solo diré eso y que yo fui la primera)... y cuando me dispongo a pagar: ¡sorpresa!... la tarjeta de crédito no está... hago como en las películas de polis y le doy la vuelta al bolso sobre el mostrador a ver si se me ha escurrido... ¡NO está!... ¡Soy tolaaaaaaaaaaiiiiiiiiiiii!....

... voy corriendo al banco (ya estoy sudando como una perrilla en una sauna)... afortunadamente el cajero se había tragado mi tarjeta... cuando pagué mi factura se me 'olvidó' recoger la tarjeta... la máquina pitó y pitó pero mi odio hacia los funcionarios bancarios era tan intenso que me impidió oir sus alaridos.... vendetta bancaria, supongo...

...decidó volver a la tienda, pero antes necesito llamar a alguien para que me convenza de que no he empezado a desarrollar alzeimer... pero... ¡El móvil no estáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!... rebusco en mi bolso saca... derepente lo veo claro: al vaciarlo sobre la mesa de la tienda lo saqué todo.-... pero no lo volví a meter todo... el móvil se quedó ahí....

SOY TOLAIIIIIIIIIIII y no tengo cabeza sino algún tipo de hortaliza!!!!!!!!!!!!!!!!!1

14 Comments:

Blogger damupi said...

la pescadilla q se muerde la cola.
Mira, para que no te sientas especial, te diré q un día me llevé el telefono inalambrico de casa a el corte ingles.

1:59 p. m.  
Blogger perri said...

jajajajajaja, damupi... esa es brutal!!!!!!!!!!!11 jajajajajajaj

2:43 p. m.  
Blogger Zagloso said...

Yo una vez guardé el bote de cola-cao en el microondas, con polvorientas consecuencias.

3:39 p. m.  
Blogger perri said...

hice la maleta para un viaje y no meti las bragas (pero eso ya lo he contado) y... un día puse mal el despertador y llegué al curro a las ocho de la mañana (tenía que entrar a las nueve)

4:45 p. m.  
Anonymous Be said...

Perri, no es que no te quiera, es que mi gugueltok me boicotea desde q le he puesto foto y se peta cada vez que hablo contigo. También se cae cuando la intento quitar.

Además, mi movil ha muerto y ahora tengo a una compañera de curro intentando abrir la tapa (con mis uñas nuevas no sé) para hacerle el boca-a-boca a la tarjeta sim.

En cuanto la tecnología me vuelva a sonreir, te llamo. (A ver si me aprendo de una vez algún número de movil aparte del de mi madre!!!)

6:24 p. m.  
Blogger damupi said...

perri, peor fui yo con el despertador. Tenia q entrar a las 9, se me olvido ponerlo y me levante a las....(repiqueteo de tambores)...
13:50.
¿Que hice a continuacion? Pues desayunar con mis cereales, mis magdalenas, mi cafe con leche y mi zumo...¿O creías q iba a salir disparado al curro despues de llegar 5 horas tarde?

6:57 p. m.  
Anonymous perri said...

be, te i love you too... la tecnología y los padres de amigas nos separan,,,,

damupi... cuando llegas cinco horas tarde... ¿que es media hora más?

9:24 p. m.  
Blogger Anómalo said...

Grandes hallazgos de este post:
"manicura bucal"
"afortunadamente el cajero se había tragado mi tarjeta"
Te admiro mil.

12:34 p. m.  
Anonymous laperri said...

y yo a ti 2.000 sin malinterpretaciones eh?

12:42 p. m.  
Blogger Anómalo said...

¡Pues yo la bola infinita! :P

1:11 p. m.  
Blogger Patricia said...

Mucho admirarse pero seguimos sin comer croquetas...

Yo, como soy asquerosamente neurótica y perfeccionista, no recuerdo haberme levantado tarde en la vida. Soy lamentable.

2:16 p. m.  
Blogger perri said...

patricia tiene que haber algo turbio en ti... la radio en el microondas, meterte con las gafas en la ducha,,, algo... algo...

6:36 p. m.  
Blogger Galufante said...

Calabaza? Joder, no llegas ni a cucurbitácea....date con un canto en los dientes si llevas una simple patata...y no caliente, precisamente...

Agur.

9:24 a. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

Una vez metí un trozo de tarta con su platillo y todo en la lavadora, coronando una colada de ropa de color.

Alguna vez me he encontrado con la grapadora en la mano preguntándome qué diablos era y para qué servía.

En estas vacaciones pensé que me había dejado el cargador del móvil -cosa que nunca, nunca, me había pasado- y lo que había ocurrido en realidad es que lo pasé de la maleta a la bolsa de mano -por si me perdían la maleta- y no lo recordaba.

Soy como Patricia, algo neurótica, salvo con los papeles: me dan igual. No abro las cartas del banco, ni las facturas, ni nada. Las cosas de Hacienda me la sudan, con perdón. Prefiero mil veces pagar multas que hacer el esfuerzo de mirar un solo papel. He estado 10 años con el DNI caducado, tan tranquila. Eso sí, el pasaporte, siempre en regla por si sale algún viaje.

11:34 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home